Browsed by
Category: Tanzania

MIS 5 PLAYAS PREFERIDAS

MIS 5 PLAYAS PREFERIDAS

Qué mejor manera de relajarse que una playa paradisíaca!

Y la buena noticia es que el mundo está lleno de lugares fabulosos para complacerte.

Todos tenemos en la mente una postal con una playa de arena fina, con un mar cuyas aguas son cristalinas, bajo el sol y bordeada de cocoteros. ¿Pero adónde ir para encontrarse en estos lugares mágicos?

No necesariamente hay que ir hasta las Maldivas, hay lugares mucho más accesibles.

Así que aquí está mi pequeña selección personal de las 5 playas más hermosas que he tenido la oportunidad de ver en mi vida:

  1. Zanzíbar (Tanzania)

Zanzíbar es un lugar mágico: por un lado, una historia inusual en el cruce de civilizaciones, y por otro lado unas playas increíblemente hermosa. Puedes Empezar descubriendo la historia y la cultura de su capital, Stone Town, antes de relajarte en una playa hermosa.

Tuve la oportunidad de explorar la isla, antes de quedarme en ese lugar que todavía considero como “mi” playa más hermosa: Paje.

Ubicada en el lado este de la isla, es una enorme franja de arena fina con aguas de una increíble transparencia. El fenómeno de la marea está muy marcado por la poca profundidad de las aguas. De hecho, a la distancia, se pueden ver olas chocando contra los corales (a varios kilómetros de la costa). No es siempre fácil bañarse en el mar dado el nivel del agua. Pero al nivel estético esa playa es simplemente incomparable: de una pura transparencia sobre kilómetros cuando la marea es baja, y a medida que va aumentando el agua podrás apreciar una increíble variación de colores: entre los tonos verde y azul turquesa, cada minuto es una sorpresa.

Por otro lado, la marea baja es el momento donde se puede observar el trabajo de los cosechadores de algas marinas. Y con sus aguas poco profundas y las buenas condiciones de viento, Paje es popular para el Kyte surfing.

Otro lugar imperdible en Zanzibar: el restaurante “The Rock”. Un lugar único donde se puede llegar caminando al inicio del día, y a medida que la marea va subiendo, el restaurante se encuentra rodeado por aguas transparentes. Necesitaras un barco al final del día para volver a la tierra (o sino nadando como yo lohice, después de 2 botellas de vino 😉

Vendedores Maasai en la playa de Paje
  1. Nusa Penida (Indonesia)

Indonesia es un país fascinante: es de hecho el archipiélago más grande del mundo con más de 18.000 islas. Por lo tanto, es normal que cuente con las playas más bonitas del mundo.

La playa más famosa es sin duda la emblemática playa de Nusa Penida, una pequeña isla situada entre Bali y Lombok.

Pero hay mucho mas playas increíble. Entre otras : las de Bali (zona sur de la isla), los Gilis (Gili Trewangan, Gili Meno y Gili Air) y Nusa Lembogan.

Debido a que la mayoría de las islas son volcánicas, se puede subir hasta una altura de mas de 3500m, con paisajes maravillosos. Recomiendo explorar Bali y Lombok en scooter.

La increíble playa de Nusa Penida
  1. Tulum (México)

La Maya Rivera es el lugar más turístico de México. Su desarrollo comenzó con Cancún, un antiguo pueblo de pescadores que se convirtió en un centro vacacional con tonos más americanos que mexicanos. Y luego Playa del Carmen siguió… Y por ende Tulum.

Recuerdo la primera vez que visité ese pequeño pueblo caribeño en 2003. Un lugar tan tranquilo, unas cuantas cabañas en la playa donde uno podía colocar una hamaca en cambio de un par de pesos. Y el sitio arqueológico tenia una vista impresionante sobre una playa desierta y aguas turquesas.

Desafortunadamente, las cosas cambiaron rápidamente: el pueblo se convirtió en una ciudad, las cabañas fueron sustituidas por hoteles, y en 2006 se construyó una rampa de acceso para permitir el acceso a la playa desierta de las ruinas, cambiándolo para siempre.

Los hoteles en la playa se han vuelto muy exclusivos, y el acceso a la costa se ha reducido ya que los hoteles y restaurantes tienen políticas comerciales dudosas (un clásico en México). Pero a pesar de todo, Tulum sigue siendo una hermosa playa y esta en mi Top 3, porque esa larga franja de arena fina aun no esta invadida por el concreto, a diferencia de Playa del Carmen y Cancún.

Y bueno no todo en su desarrollo es malo: durante mi última visita (a mediados del 2017), tuve el gusto de usar una nueva ciclovía que permite el acceso a las playas desde la ciudad (situado a 4 km de distancia).

Otro lugar mágico en la Riviera Maya, en la frontera con el Yucatán: Holbox. Se encuentra en el limite entre las aguas del Caribe y el Golfo de México. Pero han pasado casi 10 años desde que visité ese lugar. En aquella época era un pequeño pueblo bordeado por una larga playa perfecta de kilómetro. Con pequeñas cabañas en la playa… Desafortunadamente, me queda la duda que se haya mantenida esa paz.

Una foto vintage de las ruinas de Tulum antes de la construcción de la rampa de acceso
  1. Railay (Tailandia)

Tailandia también es muy famosa por sus playas encantadoras. Con las costas del mar de Andamán y el Golfo de Tailandia, el país ofrece miles de kilómetros de playas perfectas. Las más famosas son las islas como Ko Tao, Ko Samui, Ko Pha Ngan, Ko Phi Phi (por ahi se encuentra la playa de la película “the Beach”), Ko Lanta, etc.

Pero la playa que más me gustó es la de Railay, situada cerca de Ao Nang en la provincia de Krabi. Es una bahía rodeado por impresionantes rocas de piedra caliza (Railay es tqñbien muy popular para los escaladores). Las playas son de arena blanca y por supuesto el mar tiene aguas transparentes y cálidas. Además, es un lugar relativamente más tranquilo en comparación con las islas circundantes.

¡ La vida es difícil en Railay!
  1. Sata Giulia (Corsica)

El Mediterráneo también está lleno de rincones que no tienen mucho que envidiarle a los trópicos. Grecia es uno de los países más famosos por sus playas, pero quedé sorprendido por la belleza y las aguas transparentes de las playas de Corsica, como Santa Giulia, cerca de Porto Vecchio.

Una franja de arena fina y aguas cristalinas rodeadas por pinos típicos de la zona. Por supuesto, el agua no es tan cálida como en los trópicos; pero sigue siendo agradable.

Cuando el Mediterráneo se pone hermoso…

 

Así que eso era mi pequeña selección, pero hay muchas otras playas que me encantaron, para nombrar algunas:

  • Palolem en Goa (India): un lugar relajante y barato, una parada necesaria durante un largo e intenso viaje a la India.
  • Camps Bay en ciudad del cabo (Sudáfrica): una magnífica playa con aguas cristalinas, pero sin bañarse porque la temperatura del agua es de sólo 15 °.
  • Los “Calenques” del sur de Francia: un conjunto de calas formadas por la roca. Paisajes mágicos entre el azul del Mediterráneo y las rocas calcáreas.
  • Utila en las islas de la Bahía (Honduras): uno de los mejores lugares para bucear en el Caribe. Los corales son impresionantes, incluso si las mejores playas se encuentran  en Roatán.
  • La costa del Pacífico de México: desde baja California hasta Oaxaca, México ofrece miles de km de costa del Pacífico. No he tenido la oportunidad de explorar Baja California, pero algunas de sus playas no tienen nada que envidiarle a la Rivera Maya
  • Koh Rong (Camboya): esta es una isla situada cerca de Sianoukville. Un lugar relajado y agradable. Sus playas son muy lindas, aunque las condiciones climáticas no me permitieron apreciarlas mucho.
  • Perhentians (Malasia): las islas de Perhentians se localizan cerca de Kota Baru. Un pequeño paraíso para el buceo, algunos lados de las islas ofrecen playas de arena fina y agua azul turquesa.
  • Likoma (Malawi): por tan extraño que parezca, la playa de esta isla está rodeada por un lago y no por el mar. Sin embargo, sus aguas dulces son de una claridad perfecta (que se parece a algunas partes del Mediterráneo).
  • Copacabana en Río (Brasil): tener una hermosa playa en una ciudad densamente poblada no es una tarea fácil. Y sin embargo, la famosa playa de Copacabana es muy linda y placentera, pero eso si: no corres el riesgo de aislado en la playa.

Por supuesto, esto sólo es una lista muy corta basada en mi propia experiencia. No dudes en decirme cuáles son tu playas favoritas para incluirlas en mi próximo viaje 🙂

DESCUBRE LA REGION DEL KILIMANJARO DE OTRA MANERA (CON LOS LOCALES Y SIN GASTAR DEMAS)

DESCUBRE LA REGION DEL KILIMANJARO DE OTRA MANERA (CON LOS LOCALES Y SIN GASTAR DEMAS)

Tanzania, uno de los países más populares de África del este. Entre las playas de arena fina de Zanzíbar, la famosa Reserva Nacional del Serengeti y el Kilimanjaro, la dificultad es elegir ya que es imposible verlo todo.

 

E incluso si tienes todo el tiempo necesario, vas a llorar al darte cuenta del presupuesto que requieres para cada una de esas actividades. Porque como pasa a menudo en esta parte del mundo, los precios son de locos.

 

Por ejemplo, te costara por lo menos $800 para un safari de 4 días en el Serengetti incluyendo el cráter de Ngorogoro (es obligatorio pasar por ahí desde Arusha).

 

En cuanto al Kilimanjaro, hablemos de él… La cumbre de África (5,895 m) atrae a la multitud. Es de hecho la única montaña más alta de un continente continental accesible sin experiencia previa en montañismo.

Un hermoso trofeo que tiene su precio: cuesta como $1400 para su ascenso en 6 días.

También hay una alternativa en 5 días (pasando por Marangu), pero no es recomendable, por la sencilla razón de que el Kilimanjaro siendo un increíble volcán que se encuentra a unos 5,000 m encima de los planicies circundantes, tendrás que aguantar un aumento de 5.000m en tan sólo 4 días, lo que cualquier guía de montaña consideraría como unq locura (incluso en 6 días, el porcentaje de éxito es muy bajo debido al mal de altitud).

 

Personalmente, el precio me parece excesivo (hay mejores opciones de senderismo y alpinismo en los Andes y el Himalaya, con vistas que deben ser más impresionantes y por una fracción del precio). Y si por lo menos los fondos recaudados lo fueron en beneficio de las comunidades locales… Porque cabe mencionar que de los $1400 que se pagan, más de la mitad entra directamente en el bolsillo de políticos corruptos…

 

Al final, había decidido hacer un mejor uso de mi dinero, y estaba considerabando las opciones disponibles. Quería disfrutar de esa bella región sin tener que cruzar los límites del parque nacional¿

Mientras estaba instalado tranquilamente en la mesa de un restaurante de Moshi (la ciudad más cercana del Kilimanjaro), me puse a conversar con un simpático mozo. Este último era procedente del lugar, y al toque propuso guiarme por los alrededores.

Dicho y hecho: por la mañana siguiente, salimos en transporte local hasta el pueblo de Marangu, una de las 2 puertas de entrada al Parque Nacional del Kilimanjaro. Desde la carretera principal, tomamos una pequeña carretera a la izquierda. Y ahí adentramos en una densa selva tropical: las laderas del Kilimanjaro con sus numerosos microclimas acogen a una increíble diversidad de fauna y flora. También son propicias para cualquier tipo de cosecha… Y así nos encontramos en las plantaciones de café de las cuales se extraen granos de fama mundial.

 

En una curva, llegamos a una magnífica cascada… Antes de bajar a examinarla de más cerca, me pidieron el impuesto “muzungu” (apodo semi-cariñoso/semi-despectivo dado a los blancos en Africa del Este). 2000 shillings, o sea menos de $1, no es gran cosa.

La primera cascada
Después de una breve parada y unas fotos con mi nuevo amigo, reanudamos nuestro viaje. Nos detenemos en una aldea cuyos locales decidieron construir un espacio dedicado a los grupos étnicos de la zona y su estilo de vida. Así, es posible entrar en varias pequeñas chozas típicas para tener una idea de la forma de vida tradicional de las tribus locales. Todo eso sin tener una sensación de voyeurismo como pasa a veces.
Choza tradicional

Aquí no se paga ingreso, basta con consumir uno u otro delicioso café local chateando y comprar uno de los souvenirs expuestos para agradecer a nuestros anfitriones. Aprovechamos para comer: en el menú, “ugali” (sémola de maíz típica de muchos países africanos).

 

Luego seguimos nuestro camino en las plantaciones de café antes de penetrar de nuevo en la selva, hasta llegar a una segunda cascada perdida en el medio de los árboles. Está es aún más impresionante que la primera, y el entorno salvaje añade a la belleza del lugar.

Una hermosa catarata aparece en el medio de la vegetación…

Luego volvemos a la carretera principal de donde tomamos un bus local que nos llevó de vuelta hasta Moshi en aproximadamente 1 hora.

 

El día fue muy positivo. No sólo he podido descubrir los hermosos alrededores del Kilimanjaro, pero también aprendí más acerca de las tribus locales, así como la vida cotidiana de los tanzanos a través de las conversaciones con mi guía del día.

 

Al nivel financiero, aparte del presupuesto insignificante comparado con el ascenso del Kili, es mas que todo el aspecto ético que me satisface. Así, en vez de llenar el bolsillo del gobierno, el dinero gastado es un aporte directo a las comunidades locales, que son las que más lo necesitan.

En general, los locales están tratando de organizarse para beneficiar del turismo, cuyos aportes son tan desigualmente repartidos en esta parte del mundo. Y me parece que es nuestro deber apoyarlos.

 

Para encontrar a un guía, púes hay que preguntar en los alrededores, y confiar en tu instinto. Habíamos encontrado un buen acuerdo con el mío: le pagaba todos sus transportes, su comida y algunas cervezas improvisadas al fin del día, más una propina de $15 (que es más alta que su salario diario como camarero). Al final un día bien placentero, y una oportunidad única de compartir la vida de los locales (la cerveza ayuda a desentrañar sus secretos mas guardados 😉

 

Así que hay que considerar un presupuesto de aproximadamente $40 para el día ($8 para el transporte, $10 para las comidas (locales), $15 para el guía, $1 para las cascadas… También hay que tomar en cuenta un presupuesto muy variable para la cerveza al finalizar el día. Por supuesto, puedes explorar el sitio por tu cuenta (suele ser mi modo de viaje preferido), pero tengo que admitir que habría saltado unos lugares de encanto si no hubiera contratado a un guía local… Y bueno, también hay que considerar que siempre serás recibido de mejor forma si estás acompañado por un local.

Información práctica:
  • Alojamiento:
En Moshi, no hay muchas opciones de alojamiento (la ciudad vecina de Arusha, más grande y más cerca del Serengetti, capta a la mayor parte de los turistas en la región y ofrece mucho más alternativas).
Me alojé en el hostal “Rafiki Backpakers”. Buen ambiente. Cama en un dormitorio a 10$. También ofrecen tours en las laderas del Kilimanjaro (plantaciones de café, etc.), pero obviamente el precio es mucho más alto…
  • Transporte:
Para llegar a Moshi:
– o en autobús desde dar es Salaam (se demora por lo menos 10/12 horas y el pasaje cuesta alrededor de $12… Pero ten cuidado, es un verdadero lío para comprar los boletos en la “estación de autobuses” de Dar – hay miles de estafadores)
– o en avión (el aeropuerto de Kilimanjaro está a 30Km de Moshi). Un servicio de transporte existe desde Moshi por la madrugada (confirmar el horario de antemano): bien conveniente por unos $10. El vuelo de I/V sale a $125 con la compañía del jet rápido.
La ventaja del avion: la velocidad… ¡ y las magníficas vistas del Kilimanjaro!
Para moverse en Moshi y sus alrededores (Machame, Marangu y Arusha), ir al “bus stand”, que se encuentra en el centro en la calle Mawenzi, a unos pocos pasos del Parque Uhuru. También se encuentra un centro comercial con muchas opciones de compra junto a la estación de autobuses.
Por último, para una tremenda vista del Kilimanjaro, recomiendo ir al segundo piso de la pisina del YMCA (movimiento juvenil cristiano, no me pregunten cómo me encontré ahí) ubicado en Kareem Road (ligeramente fuera del centro). ¡ la apuesta del sol es divina!
Para aprovechar al máximo las vistas a la montaña, tengas en cuenta la época del año. por ejemplo en mayo (cuando estuve allí), las vistas eran claras sólo al fin del día. En otras épocas del año, es sólo en la madrugada…
En cualquier caso, ver la apuesta de sol sobre esa montaña mítica es una experiencia inolvidable… Que te aconsejo vivir una vez!
La hermosa vista al atardecer desde el YMCA