Browsed by
Category: Asia

MIS 5 PLAYAS PREFERIDAS

MIS 5 PLAYAS PREFERIDAS

Qué mejor manera de relajarse que una playa paradisíaca!

Y la buena noticia es que el mundo está lleno de lugares fabulosos para complacerte.

Todos tenemos en la mente una postal con una playa de arena fina, con un mar cuyas aguas son cristalinas, bajo el sol y bordeada de cocoteros. ¿Pero adónde ir para encontrarse en estos lugares mágicos?

No necesariamente hay que ir hasta las Maldivas, hay lugares mucho más accesibles.

Así que aquí está mi pequeña selección personal de las 5 playas más hermosas que he tenido la oportunidad de ver en mi vida:

  1. Zanzíbar (Tanzania)

Zanzíbar es un lugar mágico: por un lado, una historia inusual en el cruce de civilizaciones, y por otro lado unas playas increíblemente hermosa. Puedes Empezar descubriendo la historia y la cultura de su capital, Stone Town, antes de relajarte en una playa hermosa.

Tuve la oportunidad de explorar la isla, antes de quedarme en ese lugar que todavía considero como “mi” playa más hermosa: Paje.

Ubicada en el lado este de la isla, es una enorme franja de arena fina con aguas de una increíble transparencia. El fenómeno de la marea está muy marcado por la poca profundidad de las aguas. De hecho, a la distancia, se pueden ver olas chocando contra los corales (a varios kilómetros de la costa). No es siempre fácil bañarse en el mar dado el nivel del agua. Pero al nivel estético esa playa es simplemente incomparable: de una pura transparencia sobre kilómetros cuando la marea es baja, y a medida que va aumentando el agua podrás apreciar una increíble variación de colores: entre los tonos verde y azul turquesa, cada minuto es una sorpresa.

Por otro lado, la marea baja es el momento donde se puede observar el trabajo de los cosechadores de algas marinas. Y con sus aguas poco profundas y las buenas condiciones de viento, Paje es popular para el Kyte surfing.

Otro lugar imperdible en Zanzibar: el restaurante “The Rock”. Un lugar único donde se puede llegar caminando al inicio del día, y a medida que la marea va subiendo, el restaurante se encuentra rodeado por aguas transparentes. Necesitaras un barco al final del día para volver a la tierra (o sino nadando como yo lohice, después de 2 botellas de vino 😉

Vendedores Maasai en la playa de Paje
  1. Nusa Penida (Indonesia)

Indonesia es un país fascinante: es de hecho el archipiélago más grande del mundo con más de 18.000 islas. Por lo tanto, es normal que cuente con las playas más bonitas del mundo.

La playa más famosa es sin duda la emblemática playa de Nusa Penida, una pequeña isla situada entre Bali y Lombok.

Pero hay mucho mas playas increíble. Entre otras : las de Bali (zona sur de la isla), los Gilis (Gili Trewangan, Gili Meno y Gili Air) y Nusa Lembogan.

Debido a que la mayoría de las islas son volcánicas, se puede subir hasta una altura de mas de 3500m, con paisajes maravillosos. Recomiendo explorar Bali y Lombok en scooter.

La increíble playa de Nusa Penida
  1. Tulum (México)

La Maya Rivera es el lugar más turístico de México. Su desarrollo comenzó con Cancún, un antiguo pueblo de pescadores que se convirtió en un centro vacacional con tonos más americanos que mexicanos. Y luego Playa del Carmen siguió… Y por ende Tulum.

Recuerdo la primera vez que visité ese pequeño pueblo caribeño en 2003. Un lugar tan tranquilo, unas cuantas cabañas en la playa donde uno podía colocar una hamaca en cambio de un par de pesos. Y el sitio arqueológico tenia una vista impresionante sobre una playa desierta y aguas turquesas.

Desafortunadamente, las cosas cambiaron rápidamente: el pueblo se convirtió en una ciudad, las cabañas fueron sustituidas por hoteles, y en 2006 se construyó una rampa de acceso para permitir el acceso a la playa desierta de las ruinas, cambiándolo para siempre.

Los hoteles en la playa se han vuelto muy exclusivos, y el acceso a la costa se ha reducido ya que los hoteles y restaurantes tienen políticas comerciales dudosas (un clásico en México). Pero a pesar de todo, Tulum sigue siendo una hermosa playa y esta en mi Top 3, porque esa larga franja de arena fina aun no esta invadida por el concreto, a diferencia de Playa del Carmen y Cancún.

Y bueno no todo en su desarrollo es malo: durante mi última visita (a mediados del 2017), tuve el gusto de usar una nueva ciclovía que permite el acceso a las playas desde la ciudad (situado a 4 km de distancia).

Otro lugar mágico en la Riviera Maya, en la frontera con el Yucatán: Holbox. Se encuentra en el limite entre las aguas del Caribe y el Golfo de México. Pero han pasado casi 10 años desde que visité ese lugar. En aquella época era un pequeño pueblo bordeado por una larga playa perfecta de kilómetro. Con pequeñas cabañas en la playa… Desafortunadamente, me queda la duda que se haya mantenida esa paz.

Una foto vintage de las ruinas de Tulum antes de la construcción de la rampa de acceso
  1. Railay (Tailandia)

Tailandia también es muy famosa por sus playas encantadoras. Con las costas del mar de Andamán y el Golfo de Tailandia, el país ofrece miles de kilómetros de playas perfectas. Las más famosas son las islas como Ko Tao, Ko Samui, Ko Pha Ngan, Ko Phi Phi (por ahi se encuentra la playa de la película “the Beach”), Ko Lanta, etc.

Pero la playa que más me gustó es la de Railay, situada cerca de Ao Nang en la provincia de Krabi. Es una bahía rodeado por impresionantes rocas de piedra caliza (Railay es tqñbien muy popular para los escaladores). Las playas son de arena blanca y por supuesto el mar tiene aguas transparentes y cálidas. Además, es un lugar relativamente más tranquilo en comparación con las islas circundantes.

¡ La vida es difícil en Railay!
  1. Sata Giulia (Corsica)

El Mediterráneo también está lleno de rincones que no tienen mucho que envidiarle a los trópicos. Grecia es uno de los países más famosos por sus playas, pero quedé sorprendido por la belleza y las aguas transparentes de las playas de Corsica, como Santa Giulia, cerca de Porto Vecchio.

Una franja de arena fina y aguas cristalinas rodeadas por pinos típicos de la zona. Por supuesto, el agua no es tan cálida como en los trópicos; pero sigue siendo agradable.

Cuando el Mediterráneo se pone hermoso…

 

Así que eso era mi pequeña selección, pero hay muchas otras playas que me encantaron, para nombrar algunas:

  • Palolem en Goa (India): un lugar relajante y barato, una parada necesaria durante un largo e intenso viaje a la India.
  • Camps Bay en ciudad del cabo (Sudáfrica): una magnífica playa con aguas cristalinas, pero sin bañarse porque la temperatura del agua es de sólo 15 °.
  • Los “Calenques” del sur de Francia: un conjunto de calas formadas por la roca. Paisajes mágicos entre el azul del Mediterráneo y las rocas calcáreas.
  • Utila en las islas de la Bahía (Honduras): uno de los mejores lugares para bucear en el Caribe. Los corales son impresionantes, incluso si las mejores playas se encuentran  en Roatán.
  • La costa del Pacífico de México: desde baja California hasta Oaxaca, México ofrece miles de km de costa del Pacífico. No he tenido la oportunidad de explorar Baja California, pero algunas de sus playas no tienen nada que envidiarle a la Rivera Maya
  • Koh Rong (Camboya): esta es una isla situada cerca de Sianoukville. Un lugar relajado y agradable. Sus playas son muy lindas, aunque las condiciones climáticas no me permitieron apreciarlas mucho.
  • Perhentians (Malasia): las islas de Perhentians se localizan cerca de Kota Baru. Un pequeño paraíso para el buceo, algunos lados de las islas ofrecen playas de arena fina y agua azul turquesa.
  • Likoma (Malawi): por tan extraño que parezca, la playa de esta isla está rodeada por un lago y no por el mar. Sin embargo, sus aguas dulces son de una claridad perfecta (que se parece a algunas partes del Mediterráneo).
  • Copacabana en Río (Brasil): tener una hermosa playa en una ciudad densamente poblada no es una tarea fácil. Y sin embargo, la famosa playa de Copacabana es muy linda y placentera, pero eso si: no corres el riesgo de aislado en la playa.

Por supuesto, esto sólo es una lista muy corta basada en mi propia experiencia. No dudes en decirme cuáles son tu playas favoritas para incluirlas en mi próximo viaje 🙂

QUE CAMINATA ELEGIR EN NEPAL…

QUE CAMINATA ELEGIR EN NEPAL…

¿COMO ELEGIR UN TREK EN NEPAL?

Nepal es el paraíso del trekking. Tiene 8 de los 10 picos más altos del mundo, una naturaleza todavía relativamente intacta y paisajes inigualables (entre 500m y 8000m de altura sobre unos pocos cientos de kilómetros, la diversidad es de locos). Además, el país ha desarrollado una industria turística basada en la exploración de los senderos más bellos del Himalaya, y pocos lugares en el mundo ofrecen caminatas tan agradables (al nivel de paisajes, la comodidad de las “teahouse” (refugios), el misticismo Budista, las sonrisas de los locales, etc.)

Enamorado de ese país, recorrí sus senderos durante meses y pude hacer sus 3 caminatas más famosas (Everest, Annapurna y Langtang), así como una de los más lejanas y menos frecuentadas (Kanchenjunga).

Luego me puse al trabajo para preparar una pequeña guía comparando esos treks para ayudarte a elegir la caminata más adecuada a lo que buscas. Hice personalmente esas 4 caminatas, pero he estudiado un montón de caminatas en Nepal. Entonces te presento lo que hice y te doy al final del articulo información sobre otras opciones basadas en mi análisis y mas que todo en los comentarios de otros trekkers que las probaron y me dieron su feedback (sólo incluí caminatas para las cuales conocí a alguien que lo había hecho).

¡ Buena lectura!

 

  • EVEREST BASE CAMP (EXTENSIONES: EVEREST 3 PASES/JIRI)

Sin duda la caminata más prestigiosa con grandes vistas sobre la cima del mundo (8,848 m). Esta es la caminata para los que quieren paisajes de alta montaña. Durante la caminata, seguirán los pasos de los más grandes montañeros del mundo para llegar al campamento base del mítico Everest. El mirador más famoso para observar el techo del mundo es Kalapathar (5,545 m). Por mi parte, le preferí Gokyo Ri (5,483 m), ubicado en el valle de Gokyo); esa vista sigue siendo hasta el día de hoy mi mejor vista de montaña (a tal punto que la use al inicio de este articulo… y la página de inicio de este blog 🙂

Para llegar a Gokyo desde el campo base, debes cruzar Cho-la (un col a 5,350 m). Ese pase forma parte de la clásica extensión del campo base : Everest 3 pases. Los otros 2 pases son: Kongma-la (5,535 m) que ofrece magníficas vistas sobre la muralla de Lhotse (8,511 m) y Renjo-la (5,388 m), ofreciendo un punto de vista similar a Gokyo-Ri (según lo que me dijeron, ya que lo cruce en una tormenta de nieve!). Tenga cuidado, porque los pases puede ser complicado, especialmente si nevó!

Además, la caminata incluye una parte cultural descubriendo la vida de hermosos pueblos nepaleses si decides hacer el camino hasta Jiri para ir o regresar (cuenta 6-7 días extras, o sea 12 si lo haces ida y vuelta). 90% de los senderistas comienzan desde Lukla, accesible sólo por vía aérea.

 

Lo más destacado del Trek:

  • Paisajes de alta montaña (una de las mejores vistas del mundo desde GokyoRi)
  • Vista sobre 4 de las 10 montañas más altas del mundo en un solo panorama (Everest, Lhotse, Makalu, Cho-Oyu)
  • Parte cultural (entre Lukla y Jiri)

 

Puntos débiles del Trek:

  • Muy frecuentado (25.000 senderistas al año)
  • Bastante caro (vuelo a Lukla a $150 por segmento y los precios en los Teahouse)
  • Acceso difícil (10 horas de bus a Jiri luego 6 días mínimo a Lukla o vuelo desde Katmandú)
  • Altitud (dormirán por encima de 5.000 m en Gorakshep)

 

Datos prácticos:

Altitud máxima: 5, 545m (Kalapathar)

Días: mín. 12 (cuenta 7 días más si quieres hacer los 3 pases y 7 días para bajar o subir desde Jiri)

Dificultad: mediana a dificil (difícil para la parte el Jiri-Lukla y los 3 pases)

Acceso: la caminata no está aislada debido al número de senderistas, pero no hay acceso por tierra dentro de 7 días de Lulka

Coste: mediano – promedio mín. 20 a $30 por día (haciendo la caminata por tu cuenta)

Mejor temporada: de marzo a mayo y de octubre a noviembre (evitar los meses de invierno para los 3 pases).

Área restringida (permiso especial): no

Permiso requerido: TIMS ($20 si vas por tu cuenta y $10 por agencia) y Sagarmatha National Park ($35)

La increíble vista del Everest (y Lhotse) desde Gokyo RI (5,483 m)

 

  • ANNAPURNA BASE CAMP (EXTENSIONES: LAGO DE TILICHO, POONHILL Y ANNAPURNA SANCTUARY)

La caminata más famosa de Nepal. En su versión clásica, un circuito de 14 días alrededor de la Cordillera de los Annapurna. Esta caminata es la más variada de Nepal con un fuerte contraste entre el fértil valle de Manang y las tierras áridas del Mustang, ambos separados por el punto más alto de la caminata (Thorung-la 5,416 m). Desafortunadamente, la zona está tan concurrida que una carretera fue construida hasta Manang y desde Muktinah (dejando sólo unos días de senderismo sin ningún vehículo!). A lo largo del camino se pueden hacer interesantes excursiones (por el Ice Lake cerca de Manang, la cueva de Milarepa, el lago de Tilicho) y luego si tienes tiempo delante de ti, recorta hacia Ghorepani y Poonhill para terminar con el campo base de Annapurna (llamado “Santuario de los Annapurna”, ya que llegaras en un anfiteatro rodeado de cumbres de más de 7.000 m)

 

Lo más destacado del Trek:

  • Gran diversidad de paisajes y magníficas vistas sobre la montaña (el conjunto de la cordillera Annapurna)
  • Los pequeños pueblos de estilo tibetano y sus monasterios (estarás en la puerta del antiguo reino del Upper Mustang)
  • Bajo costo y variedad de comida en los refugios
  • Las numerosas y magníficas extensiones posibles
  • Acceso fácil (la caminata termina en las afueras de Pokhara)

 

Debilidades del Trek:

  • La caminata más concurrida de Nepal (100.000 senderistas por año, o sea la mitad de todo los que van a caminar a Nepal!)
  • El sendero carrozable que cubre una gran parte del circuito y elimina su autenticidad
  • Miles de escaleras para llegar al campamento base de Annapurna (que además tienes que volver a subir a la vuelta!)

 

Datos prácticos:

Altitud máxima: 5,416 m (Thorung-la)

Días: cuenta 14 días para el circuito clásico (para la extensiones: Ice Lake y Milarepa son excursiones de un día, Tilicho 2 días, Poonhill 3 días, Annapurna Base Camp 4 días extras. El conjunto me llevó 28 días yendo en onda relajada)

Dificultad: mediana (parte de Tilicho a lo largo de un sendero de deslizamiento de tierra y el camino hacia el campamento base de Annapurna lleno de escaleras)

Acceso: la caminata no está aislada dado el número de senderistas y es de fácil acceso desde Pokhara

Costo: bajo – entre 15 y $25 por día (por tu cuenta)

Mejor temporada: marzo a mayo y octubre a noviembre

Área restringida (permiso especial): no

Permiso requerido: TIMS ($ 20/$ 10) y ACAP ($20)

Vista desde el campo base de Annapurna… Con Annapurna I (8,090 m) y Fishtail (6,997 m)

 

  • LANGTANG VALLEY (EXTENSIONES: TAMANG HERITAGE & GOSAINDKUNG TREKS) 

La mejor caminata de Nepal para aquellos que sólo tienen una semana, pero quieren sentir la esencia del Himalaya. Aunque su punto de partida se encuentra a 100 km de Katmandú, se necesita valentía para enfrentar las terrible 10h de autobús (!).

En el programa: 2 días de marcha gradual para llegar a Kyianging Gompa (3,700 m), punto de partida para la exploración de las cumbres vecinas de Kyanjing RI (4,700 m) y Tserko RI (4,980 m) que ofrecen un punto de vista excepcional sobre las montañas circundantes. Las cimas no son tan altas como en otras caminatas (aunque Langtang Lirung alcanza los 7,245 m) pero hombre estas en el Himalaya y la belleza de los paisajes es de alto nivel (especifico que hice esta caminata en ultimo lugar). También puedes acercarse al glaciar Langtang Lirung para contemplar una pared de hielo de más de 3.000 m. O incluso pasear entre los yaks en el valle de Langshisha Kharka.

Además, al final de la caminata, tienes varias opciones: dirigirte hacia la frontera China visitando los pueblos de las comunidades Tamang (caminata cultural de baja altitud) o (si el viaje en autobús a la ida te dio asco) acercarte a Katmandú vía los lagos sagrados de Gosaindkund (magníficas vistas de Ganesh Himal y del lejano Manaslu)… e (si realmente te impactó tanto el bus) incluso regresar a Katmandú por Helambu trek!

Por último, recomiendo visitar esa región porque fue devastada por el terremoto de 2015. Tuve un contacto excepcional con los locales y casi todos me contaron la muerte de un ser querido durante ese trágico acontecimiento. Además, como suele pasar con esas tragedias, la región ha sido ignorada por los turistas por una eternidad. Por lo tanto, es esencial apoyarlos con tu visita.

 

Lo más destacado del Trek:

  • Gran diversidad y paisajes montañosos en poco tiempo
  • menos frecuentado que el Everest y el Annapurna, pero igual de cómodos en los refugios
  • Los habitantes son de una bondad excepcional

 

Debilidades del Trek:

  • La misma ruta a la ida y a la vuelta hasta Kyanjing Gompa
  • El viaje en autobús desde Katmandú es simplemente horrible!

 

Datos prácticos:

Altitud máxima: Tserko RI (4,983 m)

Días: considera 3 días para ir y volver a Kyanjing. Al menos 2-3 días más para explorar los alrededores. Más 5 días extras para Tamang, y lo mismo para Gosaindkung

Dificultad: fácil a mediana (Tserko RI es la parte más difícil)

Acceso: la caminata no está aislada debido al número de senderistas y no queda muy lejos de Katmandú

Coste: bajo –  de $15 a $25 por día (por tu cuenta)

Mejor temporada: marzo a mayo y octubre a noviembre

Área restringida (permiso especial): no

Permiso requerido: TIMS ($ 20/$ 10) y Langtang Conservation Area ($30)

Vista de Langtang Lirung desde Kyanging Gompa

 

  • KANCHENJUNGA BASE CAMP TREK (CAMPO BASE SUR Y NORTE)

Una caminata excepcional en una de las zonas más lejanas de Nepal para aquellos que quieren disfrutar de los más bellos paisajes de montaña sin la multitud de Annapurna o Everest. Esta caminata, situada en la frontera con el Tíbet y el antiguo reino de Sikkim (India), te llevará hasta el pie de la 3° montaña más alta del mundo, el Kanchenjunga (8,586 m). En el camino podrás compartir la vida cotidiana de los habitantes de la zona y disfrutar de una naturaleza y pueblos típicos poco conocidos por el turismo. La caminata del Kanchenjunga ha sido convertida en un “Teahouse trek” (con refugios) solo por algunos años, y sus hospedajes son mucho más rústicos que en las demás caminatas. Pero lo que pierdes en comodidad lo ganarás en autenticidad (muchos refugios son de hecho casas de familias locales).

Y qué tal la montaña? Entre el campo base sur y norte, verás impresionantes cumbres: Jannu, Kambachen y los Kabrus, todas a casi 8.000 m. El viaje hasta Taplejung (punto de partida) es bastante largo y agotador, ¡ pero serás recompensado por tus esfuerzos!

Te recomiendo aproveches esta caminata que es el teahouse trek menos concurrido de Nepal (menos de 2.000 senderistas al año) antes de que su belleza se conozca y se convierta en otro Annapurna.

 

Lo más destacado del Trek:

  • Magníficos paisajes de montaña (vista sobre Kanchenjunga y Makalu)
  • Trek no frecuentado
  • Los habitantes y la naturaleza siguen siendo poco tocados por el turismo

 

Debilidades del Trek:

  • El punto de partida está muy aislado (incluso por vía aérea, tendrás que recorrer más de 10 horas de carretera)
  • Los refugios son muy rústicos
  • Alto costo (área restringida)

 

Datos prácticos:

Altitud máxima: Lapsang la (5,160 m)

Días: 21 días en versión completa (Base Camp norte y sur)

Dificultad: mediana a dura

Acceso: la caminata es muy aislada (acceso y número de senderistas)

Costo: cuesta mínimo $1.000 por 21 días (es decir $40/día)

Mejor temporada: de marzo a mayo y de octubre a noviembre

Área restringida (permiso especial): sí. Guía y grupo de min. 2 personas obligatorio

Permiso requerido: TIMS ($10) y Kanchenjunga Conservation Area ($20) y permiso de área restringida ($10 por semana)

Nos sentimos muy pequeños frente a la tercera Cumbre del mundo…

 

 

Después de esta presentación detallada de los treks que hice, aquí está una lista de otros caminatas con la información recopilada de otros senderistas:

  • CIRCUITO MANASLU:

Presentado como el nuevo Annapurna (hasta el punto de ser nombrado “Anaslu”), el circuito alrededor de la Octava cumbre mundial (8,163 m) comienza a atraer las multitudes. Una magnífica caminata cultural, recomendada tanto para sus paisajes como para su diversidad.

Un extra: durante un side trip, es posible entrar ilegalmente en el Tíbet 🙂

Información práctica:

  • Altitud máxima: 5115m
  • Días: 15
  • Dificultad: mediana a dura
  • Precio: alto (zona restringida con guía obligatorio)
  • Temporada: marzo a mayo y octubre a noviembre
  • Permisos: TIMS ($10), ACAP ($20), MCAP ($20), RAP ($70 la primera semana, $10 después)

 

  • CAMPO BASE DE MAKALU

Uno de los treks más aislados, menos frecuentado y para los más intrépidos. Aquí los senderos son bastante complejos y la naturaleza intacta. Encontraras pocos otros senderistas y los refugios son escasos y rústicos (este es el último trekking que se ha convertido en teahouse). A evitar fuera de la temporada (los refugios estarán cerrados). Uno de los inconvenientes: se toma el mismo camino hacia adelante y hacia atrás.

Por otra parte, para los aventureros en busca de adrenalina, existe una posible extensión que conecta el campo base de Makalu (4ª Cumbre en el mundo – 8,468 m) a la caminata del Everest a la altura de Pangboche. Cuidado aquí hablamos de montañismo con el Sherpani col (6,135 m) y West col (6,143 m). Necesitarás todo el equipo necesario (picos, cuerdas, autonomía alimentaria, etc.). Me informé sobre el tema antes de renunciar por falta de tiempo y medios. Pero según la información obtenida es uno de los paisajes montañosos más bellos del mundo (impresionantes vistas sobre Makalu, Everest, Lhotse, Kanchenjunga).

Información práctica:

  • Altitud máxima: 5250m
  • Días: 15
  • Dificultad: difícil
  • Acceso: muy aislado
  • Precio: promedio (no esta en área restringida)
  • Temporada: marzo a mayo y octubre a noviembre
  • Permisos: TIMS ($20), permiso de Makalu Barun ($35)

 

  • Mardi Himal Trek

Una nueva alternativa al campamento base del Annapurna. Aquí la estrella es la magnífica montaña de Machhapuchhre (también llamada “Fishtail” por su forma, 6,997 m). Al principio tomarás el itinerario del campamento base del Annapurna antes de subir y seguir un camino paralelo a este último pero dominándolo de más de 1.000 m (lo cual tiene la enorme ventaja de ofrecer puntos de vista invisibles desde el valle, y además sin ser tan concurrido). Termina a la base del Mardi Himal y Machhapuchhre, con vistas sobre todos los Annapurnas. Se puede combinar con otros Treks en el área(circuito de Annapurna, Poonhill, etc.)

Información práctica:

  • Altitud máxima: 4200m
  • Días: 6
  • Dificultad: fácil a mediano
  • Acceso: fácil de Pokhara
  • Precio: bajo (no en zona restringida)
  • Temporada: de marzo a mayo y de octubre a noviembre. Dado la baja altitud, también es posible en invierno.
  • Permisos: TIMS ($20), ACAP ($20)

 

Finalmente, quería incluir 2 hermosas caminatas culturales

  • Upper Dolpo 

Una de las perlas de Nepal con aldeas de estilo tibetano. Situado en una zona virgen en el oeste del país, te sentirás como si estuvieras viajando a través del tiempo. Caminata de altitud con 3 pases a más de 5.000 m.

Información práctica:

  • Altitud máxima: 5,200 m
  • Días: 20
  • Dificultad: moderada
  • Acceso: muy aislado
  • Precio: alto (zona restringida y guía obligatoria)
  • Temporada: de marzo a mayo y de octubre a noviembre.
  • Permisos: TIMS ($10), RAP ($500 por los primeros 10 días, $50 por día extra!)

 

  • Upper Mustang

La frontera entre el Mustang y el Upper Mustang se encuentra en Kagbeni, en el circuito de Annapurna. Desde allí comienza el antiguo reino de Mustang con su capital, la ciudad prohibida de Lo-Mangthang, en la frontera con el Tíbet. Tan cerca del circuito de Annapurna y sin embargo tan protegido del turismo, entrarás en un reino aislado y antiguo. Muchos mitos y leyendas rodean esos lugares.

Información práctica:

  • Altitud máxima: 4.000 m
  • Días: 10
  • Dificultad: moderada
  • Acceso: fácil de Jomson
  • Precio: alto (zona restringida y guía obligatoria)
  • Temporada: de marzo a mayo y de octubre a noviembre.
  • Permisos: TIMS ($10), RAP ($500 por los primeros 10 días, $50 por día extra!)

Por supuesto, con un costo de permisos tan alto, pocas personas van a estas áreas (sólo conocí a un grupo de senderistas por cada circuito). Me parece notable que el gobierno nepalí quiera proteger estas áreas del turismo masivo (un poco como el caso de Bután). Desafortunadamente, formo parte de los que no pueden llegar allí. ¡ Pero estoy convencido de que deben ser lugares excepcionales a nivel cultural!

Así que esto es para esta pequeña comparación de los treks nepalíes.

Ya que sabes donde ir, te falta una guía con la preparación de un trek nepalí (equipaje, formalidades, datos prácticos, etc.). Estoy trabajando en eso… Seguimos en contacto para que estés al tanto cuando lo publico 😉

Si tienes alguna pregunta o sabes de otros itinerarios (me limité a los “teahouse treks” y la información a mi disposición), avisa no más 😉

 

¡ Buena caminata!

LOS 10 LUGARES PARA VISITAR EN INDIA

LOS 10 LUGARES PARA VISITAR EN INDIA

  1. SRINAGAR

 

Srinagar es la capital de Kashmir, una región del norte de la India donde hubieron muchas tensiones en los últimos años (siempre chequea la situación política antes de visitar el área). Se encuentra en las estribaciones del Himalaya, y su principal atractivo es el lago Dal. Quedarse una noche en unos de los “houseboat” (barcos que aparecieron en la época colonial cuando los ingleses no podían adquirir tierras) es una experiencia única. Pero sé atento para seleccionar donde quedarte y compruebe lo que está incluido o no (la mayoría de los barqueros ofrecen una fórmula con comida incluida).

También necesitaras paciencia porque los locales son muy insistentes para venderte “Pashmina”. Tuvimos el gusto de tener nuestro vendedor local a bordo: nos recordaba a cada hora que había seleccionado las mejores telas especialmente para nosotros!

Lo que mas me gustó:

  • Navegar por el lago y descubrir la vida local
  • La experiencia de estancia en el barco
Festival de color para el atardecer en el lago Dal

 

  1. El GOLDEN TEMPLE DE AMRITSAR

 

La India tiene una increíble diversidad de culturas y religiones. Entre éstos, el Sijismo. Esa religión, que tiene influencias del hinduismo y del Islam, tiene como lugar sagrado el templo de oro en la ciudad de Amritsar, a unos pocos pasos de la frontera pakistaní.

El templo transmite una gran energía y es el lugar perfecto para conocer mas a los Sikhs asi como a su historia y costumbres. Son grandes guerreros y excelentes comerciantes pero también personas encantadoras.

Para tu almuerzo, pasea por la cantina del templo, donde cada día nada menos de 60.000 peregrinos reciben un plato de Dhal (lentejas), Bhat (arroz) y chappattis. En un país marcado por castas y distinciones sociales, es notable ver a gente de todos orígenes y religiones compartir un plato de comida al lado del otro. Puedes vivir la experiencia mas alla y ser voluntario para ayudar al servicio de la comida.

Aprovecha tu visita en el área y anda hasta la frontera con Pakistán para ver un espectáculo muy especial: el cierre de la frontera con desfiles militares bajo la ovación del público en  ambos lados de la frontera.

Lo que mas me gustó:

  • Las conversaciones con los Sikhs en el templo
  • El impresionante desfile de gente en la cantina
  • El espectáculo en la frontera
El templo sagrado de los Sikhs

 

  1. GOA

 

Las playas de Goa tienen una connotación hippie desde el movimiento psicodélico de los años 60 y 70. Pero las cosas han cambiado bastante: los junkies han dado lugar a turistas mas convencionales (rusos en su mayoría) y muchos ressorts se han desarrollado.

Sin embargo, Goa sigue siendo un clásico durante un viaje a largo plazo a la India. Hay que decir que su tranquilidad se aprecia. Antigua colonia portuguesa, su arquitectura es completamente diferente del resto del país. Su capital Panjim es el ejemplo mismo con sus iglesias coloridas. Aquí, el primer elemento que sorprende es la limpieza de las calles, que contrasta con otras ciudades indias.

Goa también es conocida por su gastronomía, una fusión entre la cocina tradicional India e influencias mediterráneas. Además, los impuestos sobre alcohol son los más bajos del país, lo cual atraerá a algunos (de los cuales formo parte).

Las playas son las más limpias del subcontinente indio (pero no tienen la belleza de las Islas Andamán).

Lo que mas me gusto:

  • Las playas de Palolem
  • La gastronomía y las cervezas baratas
  • La tranquilidad y la limpieza de Goa
Atardecer en Palolem

 

  1. El TAJ MAHAL

 

Así es, el monumento más emblemático de la India tenia que estar en mi lista. El Taj Mahal es un mausoleo de mármol blanco construido por el emperador Mughal Shah Jahan en memoria de su esposa Arjumand Arjumand Begam. Fue elegido como nueva maravilla del mundo en 2007.

Se encuentra a apenas 2 horas de Delhi y es el sitio más visitado en la India. Por lo mismo asegúrate de llegar al sitio temprano.

Toma la oportunidad de visitar el fuerte rojo de Agra que es muy impresionante. En la sombra del Taj Mahal, la arquitectura del templo de Fatehpur Sikri es muy linda y es una alternativa bien tranquila después del Taj.

Lo que mas me gusto:

  • El Taj, por supuesto
  • La vista desde el fuerte de Agra
  • Las conversaciones con las familias locales en Fatehpur Sikri
El Taj Mahal

 

  1. LA ANTIGUA Y SANTA CIUDAD DE VARANASI

 

Varanasi, la antigua Benarés, seguirá siendo para mí la ciudad más loca del mundo. Ciudad más sagrada de los Hindúes, ubicada a pocos pasos de uno de los cuatro lugares mas sagrados del budismo (Sarnath), la ciudad difunde una intensa energía espiritual.

Verás extremos de todo tipo, especialmente cerca de los “Ghats” esparcidos por el río sagrado del Ganges. Ahi se concentran varias actividades extranas para nosotros como los “pûjâ” (rituales de ofrenda), el “Ganga Arti” (ceremonia religiosa que se lleva a cabo al atardecer), el baño sagrado en aguas contaminadas… y ademas las cremaciones de difuntos!

En la creencia hindú, la cremación en el borde del río madre es necesaria para conseguir condiciones favorables de renacimiento. Y las escenas son impresionantes: el ruido del fuego, la tristeza de las familias de los difuntos y el hedor y la suciedad ambiente, todo eso en medio de perros callejeros y vacas. Debido a que algunas familias no tienen los recursos para pagar la madera necesaria para la cremación, no es extraño ver cuerpos flotando en el río.

¿Te parece apocalíptica esa descripción? De hecho, no recomendaría Varanasi a las almas sensibles. Pero ese lugar sagrado tiene una energía increíble que vale la pena sentir una vez en su vida. Un momento intenso, al encuentro de la esencia de la cultura y la espiritualidad India.

Lo que mas me gusto:

  • Navegar por el río a lo largo de los Ghats al amanecer/atardecer
  • La intensidad de los templos hindúes
  • Los “lassies” (yoghurt especial de la India) del “blue lassi shop”
  • La tranquilidad y la hermosa energía en Sarnath
Navegando por el Ganges al atardecer

 

  1. RISHIKESH

 

Recuerdo las palabras de un amigo de viaje cuando llegué a Rishikesh. Me dijo, “sí, esto es mercantil, pero verás que te gustara y te quedaras aquí por un tiempo.” ¡ Y de hecho!

Rishikesh es un lugar muy especial, un tipo de sucursal de la ciudad sagrada vecina de Haridwar, pero en una versión mas ligera y comercial destinada a los turistas occidentales.

Aquí, los Ashrams (centros espirituales de retiro) están en cada esquina. Algunos de ellos (como el de Sivananda) estan reservados con meses de anticipo.

También hay un montón de centros de yoga. Lo espiritual se ha convertido en un producto de consumo como los otros y Rishikesh no escapa a la regla. Muchas tiendas te venderán estatuas, inciensos, música relajante, productos ayurvédicos, etc.

A pesar de ese exceso comercial, Rishikesh sigue siendo un hermoso lugar que te llevará a hacer encuentros excepcionales. Además, su auge turístico le permite ofrecer una gran diversidad de restaurantes, lo cual se aprecia después de los sabores (a veces peculiares y siempre intensos) de las ciudades indias.

Rishikesh es también famosa por haber sido la residencia de los Beatles durante su viaje a la India en 1968. Puedes ir a visitar ese lugar (abandonado hoy en día).

Lo que mas me gustó:

  • El “Ganga Arti” de Parvath Niketan
  • Los restaurantes en Rishikesh
  • El Festival “Holi” durante mi primera visita a esa ciudad
El ganga Arti

 

  1. RAJASTHAN

 

Dunas de arena, ciudades coloridas, fuertes majestuosos… Rajasthan tiene todo para encantarte. Ubicado al noroeste de Delhi, ese estado esta la frontera entre las religiones hindú y musulmana y es uno de los lugares más visitados de la India.

Una visita en Rajasthan empezará a menudo con su capital, Jaipur, la “ciudad rosa”, menos opresiva que la mayoría de las ciudades indias del mismo tamaño. La ciudad está llena de tesoros arquitectónicos como el Hawa Mahal. Además, no te pierdas la puesta de sol desde el fuerte de Nahagahr!

Otro lugar muy popular es el fuerte de Jeselmer, una enorme fortaleza que se encuentra en medio del desierto. Punto de partida de los safaris en camello, que son una gran oportunidad para descubrir la vida de las comunidades nómadas. Y dormir en el desierto bajo las estrellas.

Luego, puedes seguir hasta la ciudad de los palacios: Udaipur, con sus hermosos edificios ubicados en su mayor parte a lo largo del lago Pichola.

Menos conocido pero igual de hermosa: Jodhpur, “la ciudad azul”, apodo conferido tras el color de sus techos. Su fortaleza es inmensa y permite una exploración profunda.

Por último, para un poco de espiritualidad y meditación, visita Pushkar, un sitio de peregrinación hindú.

Lo que mas me gusto:

  • el Safari a camello con la noche en el desierto
  • El anochecer de Nahagahr a Jaipur
  • La fortaleza de Jodpur
Jodhpur la ciudad azul

 

  1. HAMPI

 

Los paisajes de Hampi son sin precedentes: miles de rocas enormes están apiladas como si fuera la obra de un Titán!

El rojo de la tierra se mezcla con el verde de los cultivos de arroz y de las plantaciones de plátano, a lo que se añade el azul del cielo (y el negro del río que corta la ciudad en 2, lo cual suena menos poético).

Hay un montón de edificios y templos de piedra para visitar. El templo de Vittala es el más famoso con su obra maestra: el carro de piedra.

Relájate y disfruta de la atmósfera hippie en ese pueblo pequeno donde también podras escalar esas rocas cuyas formas son tan especiales.

Lo que mas me gustó:

  • El ambiente relajado y hippie de la zona
  • Los templos
  • Explorar los lugares con un viejo ciclomotor
El templo de Vittala

 

  1. MACLEODGANJ

 

Este pequeño pueblo que se encuentra encima del centro urbano de Dharmashala es el lugar de residencia el gobierno tibetano en exilio, y por lo tanto la residencia oficial del Dalai Lama.

Esta a cerca de 2000m de altura en el estado de Himachal Pradesh, y es un lugar muy encantador.

Aquí podrás disfrutar de todo tipo de actividades: meditación, yoga, caminatas en las montañas circundantes, clases de cocina tibetana, etc.

También podrás ayudar a la comunidad tibetana, especialmente dando cursos de idiomas.

Y por supuesto, no te pierdas visitar la sede del gobierno tibetano. Un museo adyacente te permitirá aprender más sobre la historia del Tibet que fue invadido por China.

Si tienes suerte, podrás incluso conocer al Dalai Lama: aunque viaja mucho, ese gran personaje da enseñanzas y conferencias de manera regular.

Lo que mas me gustó:

  • Ser voluntario y dar clases de idiomas en asociaciones locales: ¡ lo maximo para los intercambios culturales con los tibetanos!
  • Asistir a las enseñanzas del Dalai Lama
  • La caminata a Triund
  • Las clases de cocina tibetana: ¡ unos deliciosos Momos!
La vista sobre Macleoganj

 

  1. LADAKH

 

Ladakh es uno de esos lugares que te marcan de por vida. Ese vasto territorio montañoso perdido en la parte noroccidental del país esta en la frontera con el Tíbet y Pakistán.

Su tranquilidad contrasta con la intensidad del resto de India: aquí nada de acoso, no hay ninguna tensión. Los ladakhis son la bondad misma, y sus sonrisas seguirán en tu memoria.

Leh, la capital de Ladakh, es un lugar mágico. Situado a 3.500 m sobre el nivel del mar y rodeado de montañas áridas, su tranquilidad y su centro histórico anacrónico te seducirán. Su templo principal se parece mucho al Potala. Y si tienes suerte, podrás asistir a una u otra exposición de tankas (pinturas sagradas tibetanas). No te pierdas el Festival turístico que tiene lugar a mediados de septiembre: será una oportunidad única para descubrir el folklore de Ladakh de manera relajada.

El templo de Leh

Los paisajes de Ladakh son similares a los del Tíbet. Y sus monasterios son hermosos. Mi favorito: Thinksey, impresionante con sus 12 pisos y su estatua de Maitreya (el Buda del futuro). Hemis y Lamayuru también valen la pena.

Como explorar esos  lugares? alquilar una Royal Enfield (por $20 al día). Esas moto de guerra está diseñada para resistir las (difíciles) condiciones de las rutas del Ladakh, un paraíso para los moteros. Toma tu tiempo y visita lugares insólitos: el valle de Nubra, pasando por Khardung La (la carretera más alta del mundo,  a unos 5,600 m); El punto de encuentro de las aguas de los ríos Hindú y Zanskar; Los espléndidos lagos de Pangong y Tso Moriri, etc.

Y si viajas por carretera desde Manali (Himachal Pradesh) o Srinagar (Kasmir): un viaje en sí mismo!

¿Quieres sudar? Acuerdate que estas en el corazón de la Himalaya: se puede hacer una caminata de unos días a lo largo del Valle de Marka o incluso subir hasta una cumbre de 6,150 m (Stok Kangri). Planea un presupuesto mínimo de 200 a $250 para cada una de estas actividades.

Y si te atreves en invierno: podrás caminar por el río Zanskar congelado en busca del “Snow Leopard”, el hermoso felino de los Himalayas.

Lo que mas me gustó:

  • La hospitalidad sin precedentes de “mama Sonam” en Jiggyas Guesthouse
  • La amabilidad de los ladakhis y el Festival de Leh (septiembre 2017)
  • Exploracion en Royal Enfield
  • La vista desde la cima de la Kangri (6,153 m)
La difícil subida de Stok Kangri

NAMASTE INDIA!!! Bien preparar un viaje a la India…

NAMASTE INDIA!!! Bien preparar un viaje a la India…

La India es el país de los extremos. Sus cifras dejan sin palabras: 1,326 mil millones  de almas (el segundo país más poblado en el mundo), y una de las más grandes diversidades culturales con al menos 9 religiones que se mezclan diariamente y 22 lenguas oficiales (casi todas usan un alfabeto diferente). Con su espiritualidad y energía fuera de lo común, ese país genera a la vez fascinación y miedo. Ir a la India es una experiencia conmovedora: prepárate para un choque cultural. Lejos de tu comodidad occidental, experimentaras una intensidad que nunca habías sentido, hasta el punto de quiebra a veces. Pero es parte de tu camino personal… Te toca superar esas emociones negativas y dejarte llevar por la espiritualidad y la energía de ese fantástico país.

Una cosa es segura: la India no te dejará indiferente. Todas las personas que he conocido y que la han experimentado coinciden: ¡ India, o la amas, o la odias!

Por lo mismo, un viaje a la India no se toma a la ligera, así que a continuación vienen mis consejos basados en mi experiencia personal en ese país que he visitado 2 veces (por una duración total de unos 6 meses).

 

¿Cuándo viajar?

La gran pregunta… Y su respuesta inmediata: todo depende de la región que deseas visitar!

Para el sur del país, evita los calores extremos del verano y las lluvias torrenciales del Monzón (de marzo a agosto).

Visité Rajasthan, Goa, Hampi, Mumbai y Gokarna durante los meses de invierno (entre enero y marzo) y el clima era perfecto.

En Uttar Pradesh (Varanasi y Taj Mahal entre otros), los meses de invierno suelen ser brumosos (lo cual causa la cancelación de muchos trenes).

El calor en el sur se vuelve insoportable a partir de marzo/abril y las inundaciones son frecuentes en gran parte del país durante el monzón.

Los pueblos de altura media (por debajo de 2.000 m) como Manali, Macleonganj y Darjeeling disfrutan de un clima agradable en verano, pero también quedan invadidas por el turismo. En abril, Macleonganj estaba tranquilo, pero llovía mucho.

Por último, Ladakh es perfecto para una visita cuando hace mucho calor en todo el país, entre junio y septiembre. Eso si, durante el resto del año las temperaturas son negativas y el cierre de los pases hace que la zona sea accesible sólo por vía aérea.

 

¿Cómo llegar?

India tiene conexiones aéreas muy baratas desde Europa. Mi vuelo ida y vuelta desde Bruselas con Finnair me costó €450. Es posible encontrar ofertas aún más interesantes (desde €300).

Los vuelos desde los Estados Unidos también son muy económicos (I/V Nueva York – New Delhi desde €500). Para vuelos desde Latinoamérica, es más ventajoso tomar un vuelo a Europa o Estados Unidos para luego volar a India.

Finalmente, hay una infinidad de conexiones desde el continente asiático con vuelos desde $70 desde Dubai, Tailandia, Malasia, etc.

 

¿Visado?

La mayoría de los nacionalidades requieren un visado para cualquier viaje a la India. El proceso es más o menos laborioso y costoso si quieres conseguirlo en la Embajada de tu país de residencia (en Belgica son 2 visitas en 5 días laborables respetando un horario estricto. Con un coste de € 120 para un visado de 3 meses).

Atención la validez del visado corre desde la fecha de emisión!

Para un viaje menor a 60 días, el gobierno indio ha introducido un procedimiento de visado electrónico para 24 países. Solo hay que llenar un formulario en línea (varias páginas de preguntas a veces absurdas con un sistema que se cae a menudo, pero siempre es mejor que la Embajada!). De ahí pagas $50 y recibirás confirmación dentro de 48h. Cuidado, el e-visa sólo es válido para una llegada por vía aérea y se puede renovar hasta 2 veces por año calendario.

La obtención de un visado para un viaje por tierra se puede hacer desde los países vecinos. Lo he probado dos veces desde Katmandu (Nepal). Ten paciencia frente a la burocracia y la completa falta de empatía del personal de la Embajada. Después de 6 días, 3 visitas y alrededor de $80 obtendras tu recompensa. Los ciudadanos argentinos no pagaban nada para el visado!

 

¿A dónde ir?

Explorar toda la India requeriría años de viaje y mas vale tener objetivos realistas en relación con el tiempo que tienes.

Eligir tu destino dependerá de tus preferencias personales.

Aquí vienen algunas recomendaciones (voy a publicar pronto un articulo sobre mi top 10 de la India):

  • Senderismo y paisajes de montaña: Ladakh, Sikkim, Kashemir, Himachal Pradesh (Spiti Valley)
  • Ciudades sagradas y parte cultural: Varanasi, Pushkar, Haridwar/Rishikesh, monasterios del Laddakh, Sarnath, Bodhgaya, Kishinagar, Amritsar.
  • Patrimonio y arquitectura: Agra (Taj Mahal), Jeselmer (Rajhastan), Mumbai, Khajuraho, Ajanta, Ellora, Hampi, Pondicherry.
  • Retiros espirituales y Ayurveda: los Ashrams están presentes en todo el país. Los mejores cursos de Ayurveda se encuentran en el sur (Kerala/Tamil Nadu)
  • Relajación y playas: Goa, los “backwaters” de Kerala, Hampi, las Islas Andamán

Para un primer viaje, puedes elegir destinos más “relax” como Kerala, Ladakh… y los clásico: Delhi, Taj Mahal y Rajasthan

Vista del Ganges desde uno de los templos hindúes de Rishikesh

 

¿Cuánto tiempo?

La India es un país muy especial que requiere un tiempo de adaptación. El país es inmenso y los transportes terrestres son muy lentos. Así que cuanto más tiempo tengas, mejor. Un mínimo de 3 meses sería deseable para adentrar en la cultura y la espiritualidad del país. Bien afortunado el que tiene de tanto tiempo para viajar! Entonces ahí va mi consejo si no tienes mucho tiempo: no hay que querer verlo todo y mejor enfocate en una región. Viajar rápido en la India es algo muy estresante: la burocracia es fuerte y todo es complicado. Es esencial disponer de un margen de tiempo!

 

¿Cómo moverse?

Todo depende del presupuesto y del tiempo disponible. En general, sugiero evitar tanto como sea posible los viajes por autobús que son incómodos, agotadores y mas encima más caros que el tren. El avión es obviamente la manera más rápida/más cómoda, pero también más costosa. Existen conexiones entre las principales ciudades del país (algunas líneas aéreas: Indigo, Air India, Jetstar, etc.).

Pero si o si recomiendo experimentar una vez el tren. Con una de las redes más extensas del mundo y precios súper económicos, el tren es el modo de viaje preferido de los indios. Además, te permitirá encontrar los locales y disfrutar de los paisajes mientras estas (más o menos) cómodo.

Hay varias categorías (de lo mejor a lo peor): 1ª clase AC (2 literas por compartimento con comida incluida, sábanas y aire acondicionado), 2ª clase AC (2 niveles de literas en un compartimento de 4 camas, reclinables durante el día. Con aire acondicionado y sábanas incluidas), 3ª clase AC (3 niveles de literas, en un compartimento de 6 camas, reclinables durante el día. Con aire acondicionado y sábanas incluidas), clase “sleeper” (3 niveles de literas sin compartimento separado ni aire acondicionado) y 2ª clase sin asiento reservado (una banca de madera).

La diferencia de precio va del simple al doble entre cada categoría. Si puede ser una experiencia interesante la segunda clase (asiento no reservado) para un viaje popular, no la recomendarla para un viaje incluyendo una noche a bordo. Probé el “sleeper” y la 3ra clase AC. La 3ra tiene mas comodidad y tranquilidad, pero preferí la clase sleeper por su tono popular y los encuentros. CUIDADO: trata de siempre reservar la litera de arriba para estar tranquilo, ya que las 2 literas de la parte inferior serán puestas en posición “sentada” alrededor de las 6am, que estés encima o no. También añado que no probé el viaje con ventilador durante el verano: dudo que sea agradable.

Reservas: el sistema de reservaspuede ser muy confuso. Recuerdo mi primer intento: ¡ no hay espacio disponible por 4 meses! De ahí vienen agentes dudosos con asientos mágicos (al doble del precio normal). Puedes estar en una lista de espera pero no quería ir a la estación para nada. Después descubrí el sistema de Tatkal que permite reservar lugares el día anterior pagando 10% extra. Pero todavía es necesario ir a la estación a las 9am el día antes de la salida del tren y enfrentarse a la multitud (incluso si la cola “turista” es más tranquila, usan codazos para pasar adelante).

Pero por fin, el Internet móvil llegó y nos simplificó la vida! Hoy en día es posible reservar en línea. Tengas en cuenta que para reservar un billete de tren es esencial tener un número de teléfono indio. ¡Pero vale la pena ya que te simplificara la vida un montón!

Para reservar online:

  • O directamente en el sitio de los ferrocarriles indios: indianrail.gov.in
  • O sea a través de un intermediario (uso más intuitivo y baja comisión): makemytrip

Por último, para el transporte dentro de las ciudades: el “rickshaw” (tuk-tuk) es la referencia. Pero prepárate para una negociación áspera. Cuenta alrededor de 20 rupias para el primer kilómetro y de 8 a 10 rupias por kilómetro adicional.

Esperando ansiosamente la llegada del tren…

 

¿Dónde alojarse?

Existen todo tipo de comodidad y de precios. Los hoteles rústicos están entre 300 y 500 rupias ($5 a $8), de 500 a 1200 rupias para la categoria mediana ($8 a $20) y desde $25 para los hoteles de categoría superior. Los alojamientos en ciudades como Leh, Mumbai, Delhi y Agra (Taj Mahal) son más caros.

Los hoteles de categoría económica en la India son muy básicos, y suelen ser sucios, especialmente en las ciudades. Es mejor revisarlos antes (consulta los comentarios sobre Booking y Hostelworld). Tambien hay que tener cuidado con las estafas, y algunos locales insistiran para mostrarte hoteles (y obtener su comisión… financiada por tu tarifa incrementada).

 

¿Que comer?

Date el gusto: ¡ la India es un festival de sabor!

La comida india representa bien su país: variada y intensa. Su esencia y sus sabores se subliman particularmente en el sur, pero se encuentran excelentes restaurantes por todas partes. La carta típica contiene varios pequeños platos, que se acompañan de Chapattis (también llamados “roti”) o “Naans”. El otro clásico es el “Thali”, que es un mix de elementos típicos de la comida India (arroz, lentejas, yogur, curry y chappattis).

No te pierdas: Palak Paneer (queso hecho de mantequilla clarificada con espinaca), Malai kofta (versión vegetariana de albóndigas en salsa picante), chicken tandoori/tikka Masala (pollo horneado en un horno especial), Butter Garlic Naam (pan plano con mantequilla y ajo), el Aloo gobi (papa y coliflor), la Samossa (tipo de empanada frita bien picante), Masala dosa (una mezcla de harinas servidas como panqueque relleno de papas con su mezcla de especias), etc.

Presupuesto medio para un restaurante : de 100 a 300 rupias ($1,75 a $6).

No te pierdas el ritual del “Chai” en la calle: por todas partes hay pequeños puestos que venden té con leche y varias especias (masala) en vasos pequeños para un par de centavos. ¡ El punto de encuentro popular!

¡ un delicioso Thali!

 

¿Qué presupuesto?

India es uno de los países mas baratos del mundo, aunque noté una aumento fuerte entre mis dos visitas (Inicio del 2014 y final del 2017).

Para tener una idea de su presupuesto diario:

  • Alojamiento: 500 rupias
  • Comida: 500 rupias
  • Transporte: 200 rupias
  • Otros: 200 rupias

O sea mas o menos 1.400 rupias (alrededor de $23)

Presupuesto muy variable de acuerdo a las atracciones (la entrada del Taj Mahal cuesta $20), el transporte (avión vs. tren), los varios extras (el alcohol es bastante caro comparado con el coste de la vida en la India: $2,5 la botella de cerveza).

Y por ende: no te molestes en regatear los productos comunes y corrientes. Cada producto de consumo viene con el MRP (precio de venta maximo) indicado. Un gran alivio!

 

Últimas recomendaciones

Cuidado con la higiene en la India: el país es el hogar de gérmenes de todo tipo y tu estadía podría convertirse en una pesadilla intestinal (tengo muchas anectodas al respecto). Los locales saben donde ir: sígalos y no vayas a restaurantes desiertos. No tomes agua del grifo bajo ninguna circunstancia.

Es recomendable tener vacunas contra la fiebre tifoidea, la hepatitis A & B, el tétanos (y la rabia para las zonas rurales).

Los indios pueden ser insistentes y molestosos. Recuerda que la población es densa y hay mucha lucha diaria y pobreza : olvídate de tu necesidad de espacio privado, pero no dudes en ponerlos en su lugar.

Mención especial para las mujeres viajando solas: lamentablemente  la India no considera bien a las mujeres, especialmente en el campo, lo que ha llevado a algunas extremidades como la selección prenatal. Y una de las consecuencias es que hay más hombres que mujeres en el país. Por otra parte, el estricto código de vestimenta de la mujer India y el hecho de que no habla con los hombres extranjeros causa una percepción errónea de la mujer occidental por el hombre indio. Sé vigilante pero no paranoica. Disfruta de tu viaje y en caso de comportamiento sospechoso, ponte brava y alguien intervendra al toque (fui testigo de casos donde un hombre fastidioso fue botado del tren o autobús).

Consejo de oro: actúa como los locales, cuida tu vestimenta y cúbrete con un chal… Eso mostrará respeto por la cultura de tus anfitriones y te asegurará más tranquilidad. Un falso anillo de matrimonio puede también ser bien útil.

Y luego para todo lo demás, relájate, y déjate llevar por ese país con 1001 facetas… Seguramente será el viaje de tu vida, donde aprenderás tanto sobre ti como sobre los demás.

 

¡Namaste!

CAMPO BASE NORTE Y SUR DEL KANCHENJUNGA (8,586 m)

CAMPO BASE NORTE Y SUR DEL KANCHENJUNGA (8,586 m)

 

Nepal, un país fabuloso… perdido entre los gigantes China e India, protegido por la fortaleza natural del Himalaya. Un país místico poblado por habitantes generosos. Con 8 de las 10 montañas más altas del mundo en su territorio, queda claro que Nepal es LA referencia mundial para el trekking de montaña.

 

Los “teahouse”, el sonido de las campanas de yaks, las milas sonrisas con mejillas quemadas por el sol, el sonido de las oraciones que emanan de los monasterios tibetanos, las banderas coloridas, los rollos de oraciones… y como fondo el blanco inmaculado del Himalaya, la cordillera más alta del mundo, con sus picos superiores a los 8.000 m, que relegan los Alpes al rango de colinas… Cualquiera que haya probado la experiencia de senderismo en el Himalaya de Nepal sentirá una emoción profunda al ser evocado estos elementos tan característicos.

 

Lo que hace que el trekking en Nepal sea tan singular son esos pequeños refugios de montaña, que han sido nombrados “teahouse”, santuarios que anuncian un merecido descanso después de un largo día de caminata. Momentos privilegiados para conversar con otros viajeros y compartir un té de jengibre, antes de lanzarse sobre el Dal Bhat (plato típico nepalí compuesto como su nombre lo indica de “Dal” (lentejas) y “Bhat” (arroz), que vienen con verduras). Agradecimientos al que tuvo la idea de construir el primero de esos refugios, que han ido multiplicandose a lo largo de los años. Es que con expediciones que duran entre 2 a 4 semanas, la comodidad (a veces relativa) de un colchón delgado se aprecia!

 

Los grandes clásicos que son el circuito del Annapurna y el campo base del Everest ofrecen versiones VIP con un menús incluyendo pizzas, pie de manzana, muesli y fruta, espagueti Carbonara, cervezas etc. Pero frente a la gran afluencia en esos caminos tan populares, se han desarrollado caminos alternativos en los últimos años, incluyendo el circuito del Manaslu (8° montaña más alta del mundo con sus 8,163 m), llamado “el nuevo Annapurna”. Se construyeron recientemente refugios en el circuito del campo base de Makalu (5° pico más alto del mundo con 8,485 m) y Kanchenjunga (3° pico más alto con 8,586 m).

 

Estando en una región lejana, en los confines de Nepal, en la frontera con el antiguo reino budista de Sikkim, el Kanchenjunga captó mi atención y es sin pensarlo mucho que he optado por el reto de esta caminata, la cual es la menos frecuentada de Nepal en términos de número de senderistas a la fecha. Como resultado de esa escasa afluencia turística, las carreteras son mucho más sinuosas que en las principales rutas de trekking, y la variedad de alimentos es mucho más restringida (elección entre dhal bal y… dal bhat). Las camas en los refugios consisten generalmente en una banca con ropa de cama en la casa del habitante. Pero como me gusta repetirlo: lo que uno pierde en comodidad se lo recupera en autenticidad. 

Así que a continuación viene un pequeño relato de esas fabulosas 3 semanas…

Primero, llegar al punto de partida de la caminata es toda una expedición… de Katmandú, contar unas 15 horas (muy variable) para llegar a Birtamod, pequeña ciudad de poco interés, ubicada a unos diez kilómetros de la frontera con India. Luego, se requieren de 8 a 9 horas adicionales en Jeep hasta llegar a Taplejung, lugar de partida de la caminata, ubicada a casi 2.000 m de altitud.

Nuestro equipo multicultural constaba de 6 personas: nuestro guía, Mingma, que ha pasado toda su vida en la región y la conoce como la palma de su mano; Stephanie (Dinamarca), Martin (Alemania), Nixon (Australia), Tony (Trinidad y Tobago) y yo.

 

Día 1: 

Afortunadamente el cielo está despejado cuando despertamos, y podemos observar la distante silueta del Kanchenjunga, impresionante cima de 8,586m. Después de un descenso empinado de más de 1.000m hasta el río, caminamos hasta Mitlung (921m), un pequeño pueblo donde el tiempo parece haberse detenido. La “H” en el mapa supuestamente indica la presencia de “teahouse”, pero nuestra habitación consistirá en una mesa convertida en cama, en la casa del habitante. Me tomo el tiempo para un paseo en los campos de arroz para desconectar del mundo moderno. Me quedo pensativo a la vista de los campesinos regresando de los campos con tremenda sonrisa a los labios. Claro tienen una vida dura, pero se ven tan satisfechos con su realidad. A diferencia de nosotros, parece que no tienen tantas expectativas. Lo cual los puede hacer más feliz… En cualquier caso, tenemos mucho que aprender de esas personas que viven al ritmo de los ciclos de la naturaleza, ya que nos hemos desconectado de lo esencial en nuestra modernidad tecnológica.

 

Puente colgante, un clásico de los treks en Nepal

Día 2:

Continuamos nuestra ruta siguiendo el río, rodeados por una exuberante vegetación. El clima cálido y húmedo hace la caminata pesada y agotadora. El dal bhat tampoco ayuda para ser sincero… Finalmente llegamos al final del día en Chirwa (1,250m) para una segunda noche en casa de los locales, en una aldea compuesta de … 3 casas! Partida de cartas necesarias para pasar la noche!

 

Trabajos en el campo

Día 3:

Hoy, por fin comenzamos a subir un poco en altura, y el aire se refresca. Así, después del dal bhat diario, cruzamos el río y empezamos la subida (unos 700m de desnivel) que durará alrededor de 1h30 hasta llegar a Amjilosa (2,390 m). A esa altitud, la ducha fría se vuelve más delicada después del anochecer…

Pequeña cascada a lo largo del camino

 

Día 4:

Al despertar, la vista es soberbia: dominamos una quebrada formada por el río que se encuentra 700m mas abajo. Seguimos el camino de la ladera, para cruzar el bosque y continuar nuestro ascenso. La vegetación comienza a transformarse lentamente, y la flora tropical da paso a un bosque de árboles caducifolios. Un camino completamente nuevo compuesto de grandes bloques de piedra tallados a la perfección y dispuestos un poco al estilo de los antiguos caminos romanos anuncia la llegada a nuestra etapa del día, Giable (2,780 m). 

“Mantras” (sílabas de meditaciones usadas en oraciones tibetanas) pintadas en la roca

 

Día 5:

Después de contemplar el amanecer reflejandose sobre una enorme cascada del otro lado del acantilado, es hora de volver a la carretera. En el transcurso de las horas, el río nos acompaña de nuevo y sobrepasamos los 3.000 m de altitud. La neblina es espesa y el frío comienza a sentirse. Cruzamos un pueblo fantasma hecho de pequeñas chozas de madera, sirviendo como alojamiento para los campesinos durante los meses de pastoreo. Unas campanita suena a lo lejos… ese sonido característico me recuerda con emoción mis primeras caminatas en Nepal. Pues no es otra cosa que el sonido emitido por las campanas de yaks, esos animales del Himalaya tan emblemáticos. Similar en morfología al ganado, su pelo grueso les permite resistir al frío extremo de las zonas del Himalaya. Por otro lado, su protección natural es tan eficaz que es raro encontrarlos a menos de 3.000 m de altitud. Hacemos una corta parada y tratamos de diversificar un poco nuestros hábitos alimenticios, optando para una sopa de fideos (estilo “instantanéa”) en lugar del Dal Bhat. Antes de volver a caminar, nos detenemos en un pequeño monasterio, para un breve instante meditativo al sonido de las oraciones. Luego continuamos nuestro lento ascenso a lo largo del río hasta llegar a Ghunsa (3,450 m), el último pueblo antes de la alta montaña. Esta será nuestra última oportunidad de comprar chocolates y otros dulces antes de llegar al campamento base norte. La lluvia cae durante toda la noche, y al despertar nos rodea una delgada capa blanca: las temperaturas negativas están allí y justifican el transporte de esa bolsa de dormir que ocupa la mitad del espacio de la mochila, que era bien inútil hasta ahora.

Ghunsa en la madrugada…

 

Día 6:

Dejamos Ghunsa para adentrar en un bosque denso, alternando árboles caducifolios y pinos, recordándome mi tierra natal. Por primera vez desde el comienzo de este viaje, el cambio de estaciones se manifiesta: octubre toca su final y el otoño llegó. Y es bien hermoso con su impresionante paleta de colores y sus olores característicos. Cada uno camina a su propio ritmo, y se suponía que nos íbamos a encontrar en el primer puente para compartir un bocadillo antes de reanudar nuestro viaje. Por desgracia, ese puente fue barrido por las aguas durante las ultimas crecidas y es sólo en el destino final que volveré a encontrarme con los miembros de mi equipo, todos hambrientos y exhaustos. Continúo mi ascenso, la pendiente se intensifica de minuto en minuto y el aire se hace más escaso.  Pequeño descanso en la cumbre, para contemplar la vista del colorido valle que dejamos atrás, y no tener arrepentimientos con respcto a la destrucción del puente de encuentro, ya que el camino del otro lado del río fue destruido por un derrumbe. Al final de la tarde por fin distinguo las cabañas indicando la llegada a nuestro campamento del día, Kambachen, ubicado a 4,170 m. Animo, solo faltan un par de metros… bueno, resulta que el camino está bloqueado por un torrente con aguas heladas, que a pesar de mi afán resulta rá infranqueable. Me demoraré 45 minutos para encontrar un camino practicable. Tan pronto como llegue, un buen mate de hierbas caliente y a la cama! No hace falta decir que, a esa altitud, la noche es helada, y es muy difícil dejar la acogedora bolsa de dormir para ir al baño durante la noche… Y que obviamente este se encuentra afuera.

 

El otoño y sus mil colores

Día 7:

Día de descanso en Kambachen para aclimatarse a la altitud… bueno descansar, todo es relativo! El sol sale bajo nuestros ojos asombrados de ver por fin unos nevados. Frente a nosotros se encuentran verdaderos muros de hielo, comenzando por el Ghabur (6,044 m), seguido por Pholesobi Thonje (6,645 m) y Sobi thonge (6,670 m). ¡ el Himalaya en todo su esplendor! Aprovecho del cielo perfectamente claro para salir temprano a explorar el glaciar (porque por la tarde, las nubes aparecen casi siempre y enmascaran los picos nevados). Me coló en el estrecho desfiladero entre 2 gigantes de 6.000 m para finalmente llegar al glaciar. ¡ Qué espectáculo! A unos pocos kilómetros de mí, del otro lado del glaciar (que se parece más a una morrena, el hielo estando debajo de la roca) se erigen inmensas pirámides de hielo. Al lado de las montañas visibles desde Kambachen aparece un gran señor, Jannu (7,711 m, nada menos!). Continuo siguiendo el camino dibujado por el glaciar resultante de la constante presión de nieve acumulada en estos domos de hielo. El glaciar se termina por una vía sin salida, frente a una pared de hielo de casi 3.000 m, que sin duda podría haber evitado la invasión de los caminantes blancos en juego de tronos. Arriba, a lo lejos, se puede ver la punta de Kanbachen (7,802 m, vecino directo del rey de la región, el Kanchenjunga). Impactado por ese paisaje irreal, el silencio tan único en esos lugares, me olvido del reloj. El sol ya se está desvaneciendo en el horizonte, y es momento de irse antes de que la noche helada haga su aparición.

Panorama desde el glaciar (desde la izquierda: Jannu, Sobi Thonje y Pholesobi Tonje)

 

Día 8:

Hoy continuamos nuestro ascenso para llegar a lo que será la noche de más altitud, a unos pasos del campamento base. El ascenso es gradual y agradable. El cielo despejado nos permite apreciar innumerables picos de más de 6.000 m. A mitad de camino, me encuentro rodeado de simpáticos yaks disfrutando de las verdes llanuras. Detrás de 2 yaks, las nubes se desvanecen por un instante para revelar una cumbre nevada que es tan alta que me cuesta creer que forma parte de nuestro mundo. Estoy extasiado ante tanta belleza y decido sentarme durante una hora para contemplar el espectáculo. El viento helado que se levanta por la tarde me obliga a continuar mi camino que terminará en Lhonak (4,780 m), al pie del glaciar de Kanchenjunga. Tan pronto como llega el anochecer, la nieve y el viento helado aparecen. Las temperaturas bajan a -10 ° en unas horas! El mayor de nuestro grupo, Tony, enfrentó dificultades durante el ascenso y llega agotado alrededor de las 6pm, acompañado por nuestro guía. Lamentablemente, la noche de descanso no será suficiente para que recupere toda su fuerza antes del asalto final

 

El yak me está observando…

Día 9:

El gran día, el campamento base norte de Kanchenjunga: Pangpema!

Tomamos un breve desayuno en el gran frío del amanecer. Salida antes del amanecer, con el fin de maximizar nuestras posibilidades de vistas despejadas. El camino es simple, progresivo, a lo largo del glaciar. Sólo hay que asegurarse de permanecer en movimiento para no sentir demasiado frío, y mantener un ojo en la botella de agua, que tiende a congelarse rápidamente. Después de 2 horas de caminata enérgica, la tan esperada recompensa: las coloridas banderas de oración tibetana que anuncian el campamento base están emergiendo en el horizonte, a una altitud de 5,143 m. Habiendo llegado con bastante antelación, decido continuar mi camino para elevarme por encima del glaciar y disfrutar de una vista aún más impresionante de los alrededores. En la emoción, pierdo mi camino y me encuentro escalando una ladera. Finalmente llego a la cima del montículo para dominar el glaciar de varios cientos de metros. Agotado, decido acostarme sobre una roca para disfrutar de la vista, y saborear un pequeño dulce guardado para la ocasión: un Toblerone (lo sé, para un belga es el colmo comer chocolate suizo pero lamentablemente no encontré Galler o Godiva en Nepal!). La vista es indescriptible, más abajo, a unos 5.000 m sobre el nivel del mar, la morrena se desliza suavemente entre 2 montañas para convertirse en hielo, para encontrarse nariz a nariz con una inmensa columna de hielo hasta la cima del Kanchenjunga y sus 8,586 m, es decir más de 3.000m sobre mi cabeza. Y por supuesto, los alrededores son igual de impresionantes: el gigantesco glaciar desciende por kilómetros y está rodeado de picos de 6.000 y 7.000 m. Así va el ciclo de la naturaleza: la nieve pura acumulada en el transcurso del tiempo desciende gradualmente bajo la presión de su propio peso, cargando aluviales, hasta derretirse suavemente para crear el agua más pura que nos puede ofrecer nuestro hermoso planeta, antes de que el hombre la ensucie más abajo…

El descenso es un poco riesgoso, dado las muchas rocas presentes en mi camino. Estoy de vuelta al campamento base en un poco más de una hora, y llego a Lhonak cuando la tarde ya está bien avanzada y que un viento frío se ha levantado.

Cuando encuentro a mis compañeros en la tarde, me entero de que, por desgracia, el buen Tony se sintió mal al principio del día y tuvo que bajar a Kambachen.

A pesar del frío amargo, voy a escaparme de la bolsa de dormir en el medio de la noche para contemplar un paisaje sublimado por la luna llena.

 

¡ Un increíble panorama !

Día 10:

El descenso a Kambachen será suave, mientras se toma el tiempo para disfrutar de los paisajes del Himalaya y con mucho cuidado durante un pasaje delicado después de un derrumbe. Llegamos a Kambachen por la tarde, justo a tiempo para lavar ropa mientras disfruto de un sol radiante. Y a continuación un merecido descanso…

El espectáculo continúa durante la noche

 

Día 11:

La caminata del día de hoy es bastante corta así que tomamos todo nuestro tiempo después de despertar, disfrutamos del calor del sol para caminar con pies pelados: que rico! En el camino, me encuentro con Tony, quien se ha ido más temprano, y que tiene un montón de problemas con su rodilla… Va a ser complicado para nuestro amigo. Al llegar a Ghunsa, me doy un lujo : una ducha caliente (el primer contacto con agua caliente desde el comienzo de la caminata, y la primera ducha en 5 días, por culpa del frío). Una delicia…

 

Pequeño refugio de la Himalaya

Día 12:

Programa un poco improvisado porque nuestro amigo Tony llegó tarde en la noche. Imposible continuar par el, por lo cual era necesario llamar a un helicóptero para evacuarlo. En toda desgracia hay un punto positivo: el dueño de nuestro refugio aprovecha la oportunidad para enviar a su hija, recientemente víctima de un accidente, a Katmandu, para que pueda recibir un tratamiento adecuado en la capital Nepali. Considerado el aislamiento de la zona y el coste de una evacuación por via  aérea, vale la pena.

Así que dejamos Ghunsa alrededor de las 11am, con destino al paso de Selele, situado 1000m más arriba. El ascenso comienza en medio de un bosque y durará aproximadamente 2h, para llevarnos a la cima de una colina que nos ofrece un panorama excepcional sobre los valles de los alrededores. El clima es muy variable por encima de los 4.000 m, y el cielo amenazador comienza a soltar nieve, acompañada por un viento polar muy vicioso, lo cual, combinado con el calor y la transpiración del cuerpo tras el esfuerzo de ascenso, será fatal para mi garganta. Finalmente llegamos a nuestro lugar de descanso por la tarde, a unos pocos metros del paso. Perdido en la neblina y dentro de una insoportable humedad helada, en lo que considero como el lugar más oscuro de la caminata (3 piezas de madera que sirven como cama y 5 otros usados como cocina), todos nos sentimos bajoneados. Afectados por los acontecimientos, entre la sensación de estar atrapado en una neblina tan espesa que uno duda en volver a ver el sol un día, y la tristeza de haber tenido que dejar a uno de nuestros compañeros en el camino. Pero pronto llega la hora de envolverse en el calor de la bolsa de dormir para olvidarlo todo.

 

La tranquilidad (glacial) después de la tempestad

Día 13:

Cada día siendo distinto del otro, es bajo un hermoso cielo azul que empezamos este nuevo día. La montaña cubierta de nieve fresca se muestra en su mejor día. Cuando llegamos al paso, es con alegría que descubrimos un panorama a 360° excepcional: por un lado, en la lejana distancia, vemos el Makalu (8,485 m) y el Everest (8,848 m), mientras que por el otro lado, Jannu (7,711 m) nos da la espalda ofreciéndonos una vista impresionante sobre sus hombros tan característico. Después de una sesión fotográfica, nos vamos el corazón ligero y continuamos nuestra ruta hasta el 2° paso del día: Sinion (4,680 m), perdidos en las nubes. El descenso es épico: 800m de desnivel en 45 minutos hasta llegar a Cheram, nuestro destino del día, y punto de partida para la exploración del campo sur de Kanchenjunga.

 

Foto de groupe en Selele

Día 14:

Hoy vamos en camino hacia la última etapa de montaña, Ramche, situado a unos 4,600m y a menos de 2 horas del campo base sur de Kanchenjunga. El ascenso de los 800m que nos separa de nuestro destino es muy agradable, gradual. Comienza por un bosque de pinos con ambiente místico y luego se abre sobre lagunas donde se reflejan los tonos blancos de los señores del lugar: Los “Kabru” (4 montañas de una altitud que varía entre 7,100 m y 7,500 m). Llegamos por la tarde y el cielo aun es azul brillante. Aprovecho la oportunidad para explorar la zona circundante al glaciar que está un poco más lejos. Y allí, los dioses de la montaña me reservarán una linda sorpresa: primero, en la lejanía, el impresionante espectáculo de una avalancha que occure en vivo bajo mis ojos, un gran choque de hielo y un ruido ensordecedor. Luego, unos minutos antes del atardecer, tendré la oportunidad única de ver emerger el gran Kanchenjunga, que durante el espacio de un momento se viste de colores variando entre los tonos amarillos, rosados y rojos. Consciente de mi suerte (este es el primer día en el cual la tarde no está cubierta por las nubes), vuelvo al campamento donde comienza otro espectáculo, el de la noche estrellada más hermosa…

Me colo entre las montañas

 

Día 15:

Otra vez salimos al amanecer y comenzamos nuestro leve ascenso hasta el campamento base sur, en un frío polar. Las banderas de oración y las ofrendas a las deidades locales marcan la llegada al panorama final de nuestra aventura, que tomaré el tiempo de saborear porque los días siguientes consistirán solamente en el descenso del valle para salir de la montaña. ¡ Qué calma y qué paisajes! Nepal es, de hecho, el país más hermoso del mundo. Por la tarde, comenzaré el largo descenso hasta Cheram, el lugar que habíamos dejado el día anterior, donde disfrutaré de un balde de agua tibia para ducharme.

 

Foto de grupo frente al Kanchen

Día 16:

Ya esta, se termina la alta montaña… Es hora de volver a la civilización. Caminamos por los bosques, primero de pinos y luego de caducifolios, hasta llegar a Tortong a un poco menos de 3.000 m de altitud. Las temperaturas nocturnas vuelven a ser positivas y aprovecho la oportunidad para descansar mi garganta que me ha hecho sufrir bastante durante los últimos días.

Ultimas vistas de montañas

Día 17:

Tras un gigantesco derrumbe, nos vemos obligados a ascender de 800m para pasar por encima del valle… y luego descender más de 1.700 m, bajo un calor que se muestra cada vez más abrumador. Normalmente tengo las rodillas fuertes, pero ahora van a sufrir. Y no soy el único: este día de intenso esfuerzo será fatal para Stephanie, quien no podrá reanudar la carretera al día siguiente y también tendrá que ser evacuada por helicóptero.

¡ Qué alegría llegar a Yamphudin, situado a menos de 2.000 m, para volver a ver los plátanos y la exuberante vegetación, la vida animada de las aldeas nepaleses… y poder disfrutar del sol en camiseta!

 

Nos encontramos de nuevo con el valle

Día 18:

La expresión “Nepali Flat” toma todo su sentido hoy. Empezamos a 2.000 m de altitud. Terminaremos a la misma altitud. Pero entre esos dos puntos, sólo subida y bajada. No sé si es el efecto sorpresa (porque me esperaba un día relajante) o el cansancio de los días anteriores, pero me cuesta andar hoy, y mas encima ya me pesa el calor tropical y la humedad. Llego a mediados de la tarde en el pequeño pueblo de Kébang, donde me encuentro con Nixon, con quien pasaremos el día observando a los niños jugar en la plaza local, devorando todo tipo de “comida chatarra” (papitas y dulces) comprados por unos centavos en las tiendas locales (hacía mucho tiempo… tenemos que volver con los malos hábitos). También aprenderemos que nuestros compañeros de viaje se han ido en helicóptero y que somos los únicos sobrevivientes de esta epopeya. Nuestro guía, Mingma, nos alcanza de noche.

 

La bajada es una oportunidad de conocer a numerosos locales

Día 19:

Siendo sólo dos y ambos considerando haber visto lo suficiente, decidimos bifurcar con el fin de ir a la pequeña aldea de Thelok, desde donde supuestamente se puede tomar un bús para llegar a Birtamod…  El plan parece simple, salvo que la información debe ser filtrada. Antes de todo tenemos que encontrar el lugar exacto de donde salen los buses, y luego será que hay alguno saliendo al día siguiente? Al final, tendremos confirmación para el dia siguiente alrededor de las 6pm. Nuestra ultima noche será bastante corta. Nos quedaremos adonde una mujer local que nos alojaría en una cama-banca durante un par de horas, pasadas escuchando al ruido de los hombres emborrachándose con Rakchi (tipo de alcohol de arroz cuyo solo olor me da nauseas) en la planta baja.

Disfrutamos de un río para bañarse bajo la mirada divertida de los niños…

 

Día 20:

Cada viaje en bus en Nepal es una aventura en sí misma, y este no se desvía de la regla. En primer lugar, como lo sospechamos, la hora de salida anunciada en el billete (4am) se puso así porque había que colocar algo. Así que es solo alrededor de las 5:30am que finalmente salimos, felices de haber despertado a las 3:30 para tener que esperar 90 minutos en un autobús del año de nacimiento de mi abuelo, cuyos asientos son tan cómodos como un cactus. El camino es nada tranquilo, pero estamos avanzando… ¡ por lo menos 20 minutos! Todavía veo la cara de Mingma cuando le hacemos la fatídica pregunta: “¿se ha roto el bus? No, no, la pista está rota “. Y de hecho: una roca larga como una casa se encuentre en medio de nuestro camino. Al cruzar para ir a la parte intacta de la carretera y esperar a otro bus (que llegará 2h más tarde), siento la humedad invadir mis pies… claro, sí, también había un riachuelo aquí!

Finalmente, alrededor de las 9am, tomamos la carretera de nuevo, para 10 horas de viaje interminable hasta Birtamod. Y decir que al llegar aún me esperaban unas 13 horas de viaje para llegar a Katmandú. Pero esa es otra historia…

 

El famoso dal bhat, en su version extra lujo (solo disponible después de la caminata!)

 

Aspectos prácticos:

 

  • Permisos: Nepal tiene áreas que accesibles por tu cuenta (Annapurna ACAP, Everest, Langtang, etc.) y otras sujetas a restricción (como Kanchenjunga, Manaslu, Mustang superior, etc.) para las cuales es imperativo tener un guía y mínimo 2 participantes. Los permisos se sacan en la oficina de turismo en Katmandu.
  • Precio: es una caminata más costosa que el promedio por su difícil acceso. Pasamos por una agencia porque no es fácil encontrar guías para el Kanchenjunga en Katmandú. Sin embargo, esta fue la primera (y la última vez) que organizaba una caminata por medio de una agencia en Nepal. Digamos que el guía era bueno, pero es frustrante dar una comisión tan alta a la agencia por tan poco trabajo (de hecho, la comisión cuesta casi lo mismo que todos los gastos de vivienda y comida para 3 semanas!).

          Al final el costo del viaje fue el siguiente:

– Agencia: $570 (incluye permiso, guía y transporte terrestre hacia y desde Taplejung)

NB: el costo de esos items por separado:

* transporte: $28 ida y vuelta en bús de Katmandú a Birtamod (cuesta $200 i/v para el mismo trayecto en avión, lo cual ofrece vistas maravillosas)

* guía: $25 por día (a dividir entre el número de participantes, la propina suele ser aproximadamente el 20% del costo total)

*  permisos: $40 (permiso de área restringida) + $10 por semana + $10 por el Tim (tarjeta del trekker)

– Alojamiento: contar 500Rs ($5) por habitación por noche… más caro y más básico que en otros trekkings como el Annapurna y el Everest.

– Alimentación: lógicamente, los precios varían mucho dependiendo del acceso, y cuanto más alto, más caro. La referencia es… el precio del Dal Bhat: contar 250 RS. ($2,5) en Taplejung y 650 RS. ($6,5) en Lhonak. La ventaja del Dal Bhat es que podemos pedir varias rondas (por lo menos dos, a veces más…) y que aparte del arroz y de las lentejas, siempre hay variaciones en los acompañamientos. No se olviden de comprar dulces de antemano ya que un Snickers cuesta hasta 6$ en Lhonak.

En total, esta caminata me costó unos €1000, pero sin pasar por agencia y sólo a través del guía, se puede ahorrar hasta €300 (pueden ponerse en contacto conmigo para tener el contacto de nuestro guía – Mingma. Es joven pero experimentado, conoce bien el área y su inglés es decente. Él hará los arreglos para que uno de sus contactos en Katmandú se encargue del “papeleo”.

Para los consejos de senderísmo en general y especialmente en Nepal: ver los artículos correspondientes (los cuales se publicarán en breve)

Y sobre todo no dudes en lanzarte a esa aventura… los clásicos Everest y Annapurna son sublimes pero víctimas de su éxito. El Kanchenjunga no sólo es un lugar fabuloso para sus paisajes de montaña, pero también es una caminata cultural que te pondrá en contacto directo con una de las zonas de Nepal menos afectadas por el turismo. Disfruta de la pureza del lugar, porque es muy probable que esta caminata se convierta también en un gran clásico y que su tranquilidad ya no sea más que una leyenda…