Browsed by
Category: India

LOS 10 LUGARES PARA VISITAR EN INDIA

LOS 10 LUGARES PARA VISITAR EN INDIA

  1. SRINAGAR

 

Srinagar es la capital de Kashmir, una región del norte de la India donde hubieron muchas tensiones en los últimos años (siempre chequea la situación política antes de visitar el área). Se encuentra en las estribaciones del Himalaya, y su principal atractivo es el lago Dal. Quedarse una noche en unos de los “houseboat” (barcos que aparecieron en la época colonial cuando los ingleses no podían adquirir tierras) es una experiencia única. Pero sé atento para seleccionar donde quedarte y compruebe lo que está incluido o no (la mayoría de los barqueros ofrecen una fórmula con comida incluida).

También necesitaras paciencia porque los locales son muy insistentes para venderte “Pashmina”. Tuvimos el gusto de tener nuestro vendedor local a bordo: nos recordaba a cada hora que había seleccionado las mejores telas especialmente para nosotros!

Lo que mas me gustó:

  • Navegar por el lago y descubrir la vida local
  • La experiencia de estancia en el barco
Festival de color para el atardecer en el lago Dal

 

  1. El GOLDEN TEMPLE DE AMRITSAR

 

La India tiene una increíble diversidad de culturas y religiones. Entre éstos, el Sijismo. Esa religión, que tiene influencias del hinduismo y del Islam, tiene como lugar sagrado el templo de oro en la ciudad de Amritsar, a unos pocos pasos de la frontera pakistaní.

El templo transmite una gran energía y es el lugar perfecto para conocer mas a los Sikhs asi como a su historia y costumbres. Son grandes guerreros y excelentes comerciantes pero también personas encantadoras.

Para tu almuerzo, pasea por la cantina del templo, donde cada día nada menos de 60.000 peregrinos reciben un plato de Dhal (lentejas), Bhat (arroz) y chappattis. En un país marcado por castas y distinciones sociales, es notable ver a gente de todos orígenes y religiones compartir un plato de comida al lado del otro. Puedes vivir la experiencia mas alla y ser voluntario para ayudar al servicio de la comida.

Aprovecha tu visita en el área y anda hasta la frontera con Pakistán para ver un espectáculo muy especial: el cierre de la frontera con desfiles militares bajo la ovación del público en  ambos lados de la frontera.

Lo que mas me gustó:

  • Las conversaciones con los Sikhs en el templo
  • El impresionante desfile de gente en la cantina
  • El espectáculo en la frontera
El templo sagrado de los Sikhs

 

  1. GOA

 

Las playas de Goa tienen una connotación hippie desde el movimiento psicodélico de los años 60 y 70. Pero las cosas han cambiado bastante: los junkies han dado lugar a turistas mas convencionales (rusos en su mayoría) y muchos ressorts se han desarrollado.

Sin embargo, Goa sigue siendo un clásico durante un viaje a largo plazo a la India. Hay que decir que su tranquilidad se aprecia. Antigua colonia portuguesa, su arquitectura es completamente diferente del resto del país. Su capital Panjim es el ejemplo mismo con sus iglesias coloridas. Aquí, el primer elemento que sorprende es la limpieza de las calles, que contrasta con otras ciudades indias.

Goa también es conocida por su gastronomía, una fusión entre la cocina tradicional India e influencias mediterráneas. Además, los impuestos sobre alcohol son los más bajos del país, lo cual atraerá a algunos (de los cuales formo parte).

Las playas son las más limpias del subcontinente indio (pero no tienen la belleza de las Islas Andamán).

Lo que mas me gusto:

  • Las playas de Palolem
  • La gastronomía y las cervezas baratas
  • La tranquilidad y la limpieza de Goa
Atardecer en Palolem

 

  1. El TAJ MAHAL

 

Así es, el monumento más emblemático de la India tenia que estar en mi lista. El Taj Mahal es un mausoleo de mármol blanco construido por el emperador Mughal Shah Jahan en memoria de su esposa Arjumand Arjumand Begam. Fue elegido como nueva maravilla del mundo en 2007.

Se encuentra a apenas 2 horas de Delhi y es el sitio más visitado en la India. Por lo mismo asegúrate de llegar al sitio temprano.

Toma la oportunidad de visitar el fuerte rojo de Agra que es muy impresionante. En la sombra del Taj Mahal, la arquitectura del templo de Fatehpur Sikri es muy linda y es una alternativa bien tranquila después del Taj.

Lo que mas me gusto:

  • El Taj, por supuesto
  • La vista desde el fuerte de Agra
  • Las conversaciones con las familias locales en Fatehpur Sikri
El Taj Mahal

 

  1. LA ANTIGUA Y SANTA CIUDAD DE VARANASI

 

Varanasi, la antigua Benarés, seguirá siendo para mí la ciudad más loca del mundo. Ciudad más sagrada de los Hindúes, ubicada a pocos pasos de uno de los cuatro lugares mas sagrados del budismo (Sarnath), la ciudad difunde una intensa energía espiritual.

Verás extremos de todo tipo, especialmente cerca de los “Ghats” esparcidos por el río sagrado del Ganges. Ahi se concentran varias actividades extranas para nosotros como los “pûjâ” (rituales de ofrenda), el “Ganga Arti” (ceremonia religiosa que se lleva a cabo al atardecer), el baño sagrado en aguas contaminadas… y ademas las cremaciones de difuntos!

En la creencia hindú, la cremación en el borde del río madre es necesaria para conseguir condiciones favorables de renacimiento. Y las escenas son impresionantes: el ruido del fuego, la tristeza de las familias de los difuntos y el hedor y la suciedad ambiente, todo eso en medio de perros callejeros y vacas. Debido a que algunas familias no tienen los recursos para pagar la madera necesaria para la cremación, no es extraño ver cuerpos flotando en el río.

¿Te parece apocalíptica esa descripción? De hecho, no recomendaría Varanasi a las almas sensibles. Pero ese lugar sagrado tiene una energía increíble que vale la pena sentir una vez en su vida. Un momento intenso, al encuentro de la esencia de la cultura y la espiritualidad India.

Lo que mas me gusto:

  • Navegar por el río a lo largo de los Ghats al amanecer/atardecer
  • La intensidad de los templos hindúes
  • Los “lassies” (yoghurt especial de la India) del “blue lassi shop”
  • La tranquilidad y la hermosa energía en Sarnath
Navegando por el Ganges al atardecer

 

  1. RISHIKESH

 

Recuerdo las palabras de un amigo de viaje cuando llegué a Rishikesh. Me dijo, “sí, esto es mercantil, pero verás que te gustara y te quedaras aquí por un tiempo.” ¡ Y de hecho!

Rishikesh es un lugar muy especial, un tipo de sucursal de la ciudad sagrada vecina de Haridwar, pero en una versión mas ligera y comercial destinada a los turistas occidentales.

Aquí, los Ashrams (centros espirituales de retiro) están en cada esquina. Algunos de ellos (como el de Sivananda) estan reservados con meses de anticipo.

También hay un montón de centros de yoga. Lo espiritual se ha convertido en un producto de consumo como los otros y Rishikesh no escapa a la regla. Muchas tiendas te venderán estatuas, inciensos, música relajante, productos ayurvédicos, etc.

A pesar de ese exceso comercial, Rishikesh sigue siendo un hermoso lugar que te llevará a hacer encuentros excepcionales. Además, su auge turístico le permite ofrecer una gran diversidad de restaurantes, lo cual se aprecia después de los sabores (a veces peculiares y siempre intensos) de las ciudades indias.

Rishikesh es también famosa por haber sido la residencia de los Beatles durante su viaje a la India en 1968. Puedes ir a visitar ese lugar (abandonado hoy en día).

Lo que mas me gustó:

  • El “Ganga Arti” de Parvath Niketan
  • Los restaurantes en Rishikesh
  • El Festival “Holi” durante mi primera visita a esa ciudad
El ganga Arti

 

  1. RAJASTHAN

 

Dunas de arena, ciudades coloridas, fuertes majestuosos… Rajasthan tiene todo para encantarte. Ubicado al noroeste de Delhi, ese estado esta la frontera entre las religiones hindú y musulmana y es uno de los lugares más visitados de la India.

Una visita en Rajasthan empezará a menudo con su capital, Jaipur, la “ciudad rosa”, menos opresiva que la mayoría de las ciudades indias del mismo tamaño. La ciudad está llena de tesoros arquitectónicos como el Hawa Mahal. Además, no te pierdas la puesta de sol desde el fuerte de Nahagahr!

Otro lugar muy popular es el fuerte de Jeselmer, una enorme fortaleza que se encuentra en medio del desierto. Punto de partida de los safaris en camello, que son una gran oportunidad para descubrir la vida de las comunidades nómadas. Y dormir en el desierto bajo las estrellas.

Luego, puedes seguir hasta la ciudad de los palacios: Udaipur, con sus hermosos edificios ubicados en su mayor parte a lo largo del lago Pichola.

Menos conocido pero igual de hermosa: Jodhpur, “la ciudad azul”, apodo conferido tras el color de sus techos. Su fortaleza es inmensa y permite una exploración profunda.

Por último, para un poco de espiritualidad y meditación, visita Pushkar, un sitio de peregrinación hindú.

Lo que mas me gusto:

  • el Safari a camello con la noche en el desierto
  • El anochecer de Nahagahr a Jaipur
  • La fortaleza de Jodpur
Jodhpur la ciudad azul

 

  1. HAMPI

 

Los paisajes de Hampi son sin precedentes: miles de rocas enormes están apiladas como si fuera la obra de un Titán!

El rojo de la tierra se mezcla con el verde de los cultivos de arroz y de las plantaciones de plátano, a lo que se añade el azul del cielo (y el negro del río que corta la ciudad en 2, lo cual suena menos poético).

Hay un montón de edificios y templos de piedra para visitar. El templo de Vittala es el más famoso con su obra maestra: el carro de piedra.

Relájate y disfruta de la atmósfera hippie en ese pueblo pequeno donde también podras escalar esas rocas cuyas formas son tan especiales.

Lo que mas me gustó:

  • El ambiente relajado y hippie de la zona
  • Los templos
  • Explorar los lugares con un viejo ciclomotor
El templo de Vittala

 

  1. MACLEODGANJ

 

Este pequeño pueblo que se encuentra encima del centro urbano de Dharmashala es el lugar de residencia el gobierno tibetano en exilio, y por lo tanto la residencia oficial del Dalai Lama.

Esta a cerca de 2000m de altura en el estado de Himachal Pradesh, y es un lugar muy encantador.

Aquí podrás disfrutar de todo tipo de actividades: meditación, yoga, caminatas en las montañas circundantes, clases de cocina tibetana, etc.

También podrás ayudar a la comunidad tibetana, especialmente dando cursos de idiomas.

Y por supuesto, no te pierdas visitar la sede del gobierno tibetano. Un museo adyacente te permitirá aprender más sobre la historia del Tibet que fue invadido por China.

Si tienes suerte, podrás incluso conocer al Dalai Lama: aunque viaja mucho, ese gran personaje da enseñanzas y conferencias de manera regular.

Lo que mas me gustó:

  • Ser voluntario y dar clases de idiomas en asociaciones locales: ¡ lo maximo para los intercambios culturales con los tibetanos!
  • Asistir a las enseñanzas del Dalai Lama
  • La caminata a Triund
  • Las clases de cocina tibetana: ¡ unos deliciosos Momos!
La vista sobre Macleoganj

 

  1. LADAKH

 

Ladakh es uno de esos lugares que te marcan de por vida. Ese vasto territorio montañoso perdido en la parte noroccidental del país esta en la frontera con el Tíbet y Pakistán.

Su tranquilidad contrasta con la intensidad del resto de India: aquí nada de acoso, no hay ninguna tensión. Los ladakhis son la bondad misma, y sus sonrisas seguirán en tu memoria.

Leh, la capital de Ladakh, es un lugar mágico. Situado a 3.500 m sobre el nivel del mar y rodeado de montañas áridas, su tranquilidad y su centro histórico anacrónico te seducirán. Su templo principal se parece mucho al Potala. Y si tienes suerte, podrás asistir a una u otra exposición de tankas (pinturas sagradas tibetanas). No te pierdas el Festival turístico que tiene lugar a mediados de septiembre: será una oportunidad única para descubrir el folklore de Ladakh de manera relajada.

El templo de Leh

Los paisajes de Ladakh son similares a los del Tíbet. Y sus monasterios son hermosos. Mi favorito: Thinksey, impresionante con sus 12 pisos y su estatua de Maitreya (el Buda del futuro). Hemis y Lamayuru también valen la pena.

Como explorar esos  lugares? alquilar una Royal Enfield (por $20 al día). Esas moto de guerra está diseñada para resistir las (difíciles) condiciones de las rutas del Ladakh, un paraíso para los moteros. Toma tu tiempo y visita lugares insólitos: el valle de Nubra, pasando por Khardung La (la carretera más alta del mundo,  a unos 5,600 m); El punto de encuentro de las aguas de los ríos Hindú y Zanskar; Los espléndidos lagos de Pangong y Tso Moriri, etc.

Y si viajas por carretera desde Manali (Himachal Pradesh) o Srinagar (Kasmir): un viaje en sí mismo!

¿Quieres sudar? Acuerdate que estas en el corazón de la Himalaya: se puede hacer una caminata de unos días a lo largo del Valle de Marka o incluso subir hasta una cumbre de 6,150 m (Stok Kangri). Planea un presupuesto mínimo de 200 a $250 para cada una de estas actividades.

Y si te atreves en invierno: podrás caminar por el río Zanskar congelado en busca del “Snow Leopard”, el hermoso felino de los Himalayas.

Lo que mas me gustó:

  • La hospitalidad sin precedentes de “mama Sonam” en Jiggyas Guesthouse
  • La amabilidad de los ladakhis y el Festival de Leh (septiembre 2017)
  • Exploracion en Royal Enfield
  • La vista desde la cima de la Kangri (6,153 m)
La difícil subida de Stok Kangri

NAMASTE INDIA!!! Bien preparar un viaje a la India…

NAMASTE INDIA!!! Bien preparar un viaje a la India…

La India es el país de los extremos. Sus cifras dejan sin palabras: 1,326 mil millones  de almas (el segundo país más poblado en el mundo), y una de las más grandes diversidades culturales con al menos 9 religiones que se mezclan diariamente y 22 lenguas oficiales (casi todas usan un alfabeto diferente). Con su espiritualidad y energía fuera de lo común, ese país genera a la vez fascinación y miedo. Ir a la India es una experiencia conmovedora: prepárate para un choque cultural. Lejos de tu comodidad occidental, experimentaras una intensidad que nunca habías sentido, hasta el punto de quiebra a veces. Pero es parte de tu camino personal… Te toca superar esas emociones negativas y dejarte llevar por la espiritualidad y la energía de ese fantástico país.

Una cosa es segura: la India no te dejará indiferente. Todas las personas que he conocido y que la han experimentado coinciden: ¡ India, o la amas, o la odias!

Por lo mismo, un viaje a la India no se toma a la ligera, así que a continuación vienen mis consejos basados en mi experiencia personal en ese país que he visitado 2 veces (por una duración total de unos 6 meses).

 

¿Cuándo viajar?

La gran pregunta… Y su respuesta inmediata: todo depende de la región que deseas visitar!

Para el sur del país, evita los calores extremos del verano y las lluvias torrenciales del Monzón (de marzo a agosto).

Visité Rajasthan, Goa, Hampi, Mumbai y Gokarna durante los meses de invierno (entre enero y marzo) y el clima era perfecto.

En Uttar Pradesh (Varanasi y Taj Mahal entre otros), los meses de invierno suelen ser brumosos (lo cual causa la cancelación de muchos trenes).

El calor en el sur se vuelve insoportable a partir de marzo/abril y las inundaciones son frecuentes en gran parte del país durante el monzón.

Los pueblos de altura media (por debajo de 2.000 m) como Manali, Macleonganj y Darjeeling disfrutan de un clima agradable en verano, pero también quedan invadidas por el turismo. En abril, Macleonganj estaba tranquilo, pero llovía mucho.

Por último, Ladakh es perfecto para una visita cuando hace mucho calor en todo el país, entre junio y septiembre. Eso si, durante el resto del año las temperaturas son negativas y el cierre de los pases hace que la zona sea accesible sólo por vía aérea.

 

¿Cómo llegar?

India tiene conexiones aéreas muy baratas desde Europa. Mi vuelo ida y vuelta desde Bruselas con Finnair me costó €450. Es posible encontrar ofertas aún más interesantes (desde €300).

Los vuelos desde los Estados Unidos también son muy económicos (I/V Nueva York – New Delhi desde €500). Para vuelos desde Latinoamérica, es más ventajoso tomar un vuelo a Europa o Estados Unidos para luego volar a India.

Finalmente, hay una infinidad de conexiones desde el continente asiático con vuelos desde $70 desde Dubai, Tailandia, Malasia, etc.

 

¿Visado?

La mayoría de los nacionalidades requieren un visado para cualquier viaje a la India. El proceso es más o menos laborioso y costoso si quieres conseguirlo en la Embajada de tu país de residencia (en Belgica son 2 visitas en 5 días laborables respetando un horario estricto. Con un coste de € 120 para un visado de 3 meses).

Atención la validez del visado corre desde la fecha de emisión!

Para un viaje menor a 60 días, el gobierno indio ha introducido un procedimiento de visado electrónico para 24 países. Solo hay que llenar un formulario en línea (varias páginas de preguntas a veces absurdas con un sistema que se cae a menudo, pero siempre es mejor que la Embajada!). De ahí pagas $50 y recibirás confirmación dentro de 48h. Cuidado, el e-visa sólo es válido para una llegada por vía aérea y se puede renovar hasta 2 veces por año calendario.

La obtención de un visado para un viaje por tierra se puede hacer desde los países vecinos. Lo he probado dos veces desde Katmandu (Nepal). Ten paciencia frente a la burocracia y la completa falta de empatía del personal de la Embajada. Después de 6 días, 3 visitas y alrededor de $80 obtendras tu recompensa. Los ciudadanos argentinos no pagaban nada para el visado!

 

¿A dónde ir?

Explorar toda la India requeriría años de viaje y mas vale tener objetivos realistas en relación con el tiempo que tienes.

Eligir tu destino dependerá de tus preferencias personales.

Aquí vienen algunas recomendaciones (voy a publicar pronto un articulo sobre mi top 10 de la India):

  • Senderismo y paisajes de montaña: Ladakh, Sikkim, Kashemir, Himachal Pradesh (Spiti Valley)
  • Ciudades sagradas y parte cultural: Varanasi, Pushkar, Haridwar/Rishikesh, monasterios del Laddakh, Sarnath, Bodhgaya, Kishinagar, Amritsar.
  • Patrimonio y arquitectura: Agra (Taj Mahal), Jeselmer (Rajhastan), Mumbai, Khajuraho, Ajanta, Ellora, Hampi, Pondicherry.
  • Retiros espirituales y Ayurveda: los Ashrams están presentes en todo el país. Los mejores cursos de Ayurveda se encuentran en el sur (Kerala/Tamil Nadu)
  • Relajación y playas: Goa, los “backwaters” de Kerala, Hampi, las Islas Andamán

Para un primer viaje, puedes elegir destinos más “relax” como Kerala, Ladakh… y los clásico: Delhi, Taj Mahal y Rajasthan

Vista del Ganges desde uno de los templos hindúes de Rishikesh

 

¿Cuánto tiempo?

La India es un país muy especial que requiere un tiempo de adaptación. El país es inmenso y los transportes terrestres son muy lentos. Así que cuanto más tiempo tengas, mejor. Un mínimo de 3 meses sería deseable para adentrar en la cultura y la espiritualidad del país. Bien afortunado el que tiene de tanto tiempo para viajar! Entonces ahí va mi consejo si no tienes mucho tiempo: no hay que querer verlo todo y mejor enfocate en una región. Viajar rápido en la India es algo muy estresante: la burocracia es fuerte y todo es complicado. Es esencial disponer de un margen de tiempo!

 

¿Cómo moverse?

Todo depende del presupuesto y del tiempo disponible. En general, sugiero evitar tanto como sea posible los viajes por autobús que son incómodos, agotadores y mas encima más caros que el tren. El avión es obviamente la manera más rápida/más cómoda, pero también más costosa. Existen conexiones entre las principales ciudades del país (algunas líneas aéreas: Indigo, Air India, Jetstar, etc.).

Pero si o si recomiendo experimentar una vez el tren. Con una de las redes más extensas del mundo y precios súper económicos, el tren es el modo de viaje preferido de los indios. Además, te permitirá encontrar los locales y disfrutar de los paisajes mientras estas (más o menos) cómodo.

Hay varias categorías (de lo mejor a lo peor): 1ª clase AC (2 literas por compartimento con comida incluida, sábanas y aire acondicionado), 2ª clase AC (2 niveles de literas en un compartimento de 4 camas, reclinables durante el día. Con aire acondicionado y sábanas incluidas), 3ª clase AC (3 niveles de literas, en un compartimento de 6 camas, reclinables durante el día. Con aire acondicionado y sábanas incluidas), clase “sleeper” (3 niveles de literas sin compartimento separado ni aire acondicionado) y 2ª clase sin asiento reservado (una banca de madera).

La diferencia de precio va del simple al doble entre cada categoría. Si puede ser una experiencia interesante la segunda clase (asiento no reservado) para un viaje popular, no la recomendarla para un viaje incluyendo una noche a bordo. Probé el “sleeper” y la 3ra clase AC. La 3ra tiene mas comodidad y tranquilidad, pero preferí la clase sleeper por su tono popular y los encuentros. CUIDADO: trata de siempre reservar la litera de arriba para estar tranquilo, ya que las 2 literas de la parte inferior serán puestas en posición “sentada” alrededor de las 6am, que estés encima o no. También añado que no probé el viaje con ventilador durante el verano: dudo que sea agradable.

Reservas: el sistema de reservaspuede ser muy confuso. Recuerdo mi primer intento: ¡ no hay espacio disponible por 4 meses! De ahí vienen agentes dudosos con asientos mágicos (al doble del precio normal). Puedes estar en una lista de espera pero no quería ir a la estación para nada. Después descubrí el sistema de Tatkal que permite reservar lugares el día anterior pagando 10% extra. Pero todavía es necesario ir a la estación a las 9am el día antes de la salida del tren y enfrentarse a la multitud (incluso si la cola “turista” es más tranquila, usan codazos para pasar adelante).

Pero por fin, el Internet móvil llegó y nos simplificó la vida! Hoy en día es posible reservar en línea. Tengas en cuenta que para reservar un billete de tren es esencial tener un número de teléfono indio. ¡Pero vale la pena ya que te simplificara la vida un montón!

Para reservar online:

  • O directamente en el sitio de los ferrocarriles indios: indianrail.gov.in
  • O sea a través de un intermediario (uso más intuitivo y baja comisión): makemytrip

Por último, para el transporte dentro de las ciudades: el “rickshaw” (tuk-tuk) es la referencia. Pero prepárate para una negociación áspera. Cuenta alrededor de 20 rupias para el primer kilómetro y de 8 a 10 rupias por kilómetro adicional.

Esperando ansiosamente la llegada del tren…

 

¿Dónde alojarse?

Existen todo tipo de comodidad y de precios. Los hoteles rústicos están entre 300 y 500 rupias ($5 a $8), de 500 a 1200 rupias para la categoria mediana ($8 a $20) y desde $25 para los hoteles de categoría superior. Los alojamientos en ciudades como Leh, Mumbai, Delhi y Agra (Taj Mahal) son más caros.

Los hoteles de categoría económica en la India son muy básicos, y suelen ser sucios, especialmente en las ciudades. Es mejor revisarlos antes (consulta los comentarios sobre Booking y Hostelworld). Tambien hay que tener cuidado con las estafas, y algunos locales insistiran para mostrarte hoteles (y obtener su comisión… financiada por tu tarifa incrementada).

 

¿Que comer?

Date el gusto: ¡ la India es un festival de sabor!

La comida india representa bien su país: variada y intensa. Su esencia y sus sabores se subliman particularmente en el sur, pero se encuentran excelentes restaurantes por todas partes. La carta típica contiene varios pequeños platos, que se acompañan de Chapattis (también llamados “roti”) o “Naans”. El otro clásico es el “Thali”, que es un mix de elementos típicos de la comida India (arroz, lentejas, yogur, curry y chappattis).

No te pierdas: Palak Paneer (queso hecho de mantequilla clarificada con espinaca), Malai kofta (versión vegetariana de albóndigas en salsa picante), chicken tandoori/tikka Masala (pollo horneado en un horno especial), Butter Garlic Naam (pan plano con mantequilla y ajo), el Aloo gobi (papa y coliflor), la Samossa (tipo de empanada frita bien picante), Masala dosa (una mezcla de harinas servidas como panqueque relleno de papas con su mezcla de especias), etc.

Presupuesto medio para un restaurante : de 100 a 300 rupias ($1,75 a $6).

No te pierdas el ritual del “Chai” en la calle: por todas partes hay pequeños puestos que venden té con leche y varias especias (masala) en vasos pequeños para un par de centavos. ¡ El punto de encuentro popular!

¡ un delicioso Thali!

 

¿Qué presupuesto?

India es uno de los países mas baratos del mundo, aunque noté una aumento fuerte entre mis dos visitas (Inicio del 2014 y final del 2017).

Para tener una idea de su presupuesto diario:

  • Alojamiento: 500 rupias
  • Comida: 500 rupias
  • Transporte: 200 rupias
  • Otros: 200 rupias

O sea mas o menos 1.400 rupias (alrededor de $23)

Presupuesto muy variable de acuerdo a las atracciones (la entrada del Taj Mahal cuesta $20), el transporte (avión vs. tren), los varios extras (el alcohol es bastante caro comparado con el coste de la vida en la India: $2,5 la botella de cerveza).

Y por ende: no te molestes en regatear los productos comunes y corrientes. Cada producto de consumo viene con el MRP (precio de venta maximo) indicado. Un gran alivio!

 

Últimas recomendaciones

Cuidado con la higiene en la India: el país es el hogar de gérmenes de todo tipo y tu estadía podría convertirse en una pesadilla intestinal (tengo muchas anectodas al respecto). Los locales saben donde ir: sígalos y no vayas a restaurantes desiertos. No tomes agua del grifo bajo ninguna circunstancia.

Es recomendable tener vacunas contra la fiebre tifoidea, la hepatitis A & B, el tétanos (y la rabia para las zonas rurales).

Los indios pueden ser insistentes y molestosos. Recuerda que la población es densa y hay mucha lucha diaria y pobreza : olvídate de tu necesidad de espacio privado, pero no dudes en ponerlos en su lugar.

Mención especial para las mujeres viajando solas: lamentablemente  la India no considera bien a las mujeres, especialmente en el campo, lo que ha llevado a algunas extremidades como la selección prenatal. Y una de las consecuencias es que hay más hombres que mujeres en el país. Por otra parte, el estricto código de vestimenta de la mujer India y el hecho de que no habla con los hombres extranjeros causa una percepción errónea de la mujer occidental por el hombre indio. Sé vigilante pero no paranoica. Disfruta de tu viaje y en caso de comportamiento sospechoso, ponte brava y alguien intervendra al toque (fui testigo de casos donde un hombre fastidioso fue botado del tren o autobús).

Consejo de oro: actúa como los locales, cuida tu vestimenta y cúbrete con un chal… Eso mostrará respeto por la cultura de tus anfitriones y te asegurará más tranquilidad. Un falso anillo de matrimonio puede también ser bien útil.

Y luego para todo lo demás, relájate, y déjate llevar por ese país con 1001 facetas… Seguramente será el viaje de tu vida, donde aprenderás tanto sobre ti como sobre los demás.

 

¡Namaste!